Javier Sarlat González
La voz de tu negocio

El rival más débil

El paro de los taxistas del FUTV lo podemos catalogar como un 'berrinche' sin consecuencias, que incluso en lugar de debilitar al competidor directo sólo lo fortaleció.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp

En el mundo de los negocios la competencia siempre ha sido una práctica leal y que viene a motivar al competidor directo para esforzarse por mantener un buen nivel o incluso a innovar para estar a la par de sus competidores. La semana pasada tuvimos uno de los acontecimientos más penosos en el Estado, un acontecimiento donde sólo demostraron ser un rival débil y que no están dispuestos a mejorar en servicio, tecnología y mucho menos en vehículos para que los usuarios se sientan cómodos en sus traslados.

El paro de los taxistas del FUTV lo podemos catalogar como un “berrinche” sin consecuencias, que incluso en lugar de debilitar al competidor directo sólo lo fortaleció y éste lo utilizó para hacerse de publicidad y buena reputación frente a una campaña “negativa” de los miembros del Volante.

Es por todo ello que, en vez de continuar con una campaña de desprestigio y enfocar sus recursos monetarios y humanos a expulsar del mercado a sus competidores, deberían de invertirlos en su trabajo, en su activo que es su principal instrumento de labor y en demostrar por qué el que pega primero pega dos veces, ya que al ser los primeros en el mercado al innovar y tener mejor servicio y unidades nuevas van a lograr mantener a sus pasajeros satisfechos y éstos no se van a ir con la competencia.

Para poder avanzar como Estado y como país no podemos permitir este tipo de acontecimientos y mucho menos ser protagonistas de ellos, busquemos dejar de ser el tercer mundo como nos consideran en el exterior, trabajemos para ser el primer mundo que deseamos; para esto debemos de cambiar nuestra manera de pensar y actuar, y en ocasiones, en vez de que nos asuste la competencia, nos fortalezca y demostremos que somos mejores. Sólo necesitamos un empujón para lograrlo, y que este tipo de presión sea el empujón que se necesita. No te conviertas en el rival más débil, sino en el rival fuerte y sólido que eso le va a generar más daño a tu competidor. 

Javier Sarlat González
Licenciado en Derecho por la Universidad Marista de Mérida. Enfocado en fomentar el emprendurismo. Imparte pláticas sobre liderazgo y crecimiento empresarial.
Ver más de Javier Sarlat González

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.