Miércoles, 7 de Diciembre del 2016
Javier Sarlat González
La voz de tu negocio

Sociedad de influyentes

Las generaciones de hoy quieren graduarse de la licenciatura y tener una oficina en el penthouse del edificio más popular de Yucatán o de México...

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp

No es novedad que hoy todas las personas quieren llegar a sus metas por el camino fácil. Hoy no se tiene la visión y el entusiasmo de trabajar todos los días para llegar a nuestras metas con base en el trabajo diario y la motivación hasta llegar a la meta final. 

La sociedad ha volteado a ver a aquellas personas que han “sobresalido” por su rápido crecimiento y posicionamiento en el mercado como empresario, en la política con un puesto público o en algún grupo social como presidente de una ONG; esta misma sociedad es la que castiga a los justos y califica de exitosos a los injustos. 

Hoy se está educando a las generaciones a trabajar bajo la ley del mínimo esfuerzo, no les gusta estudiar, no les gusta trabajar y mucho menos esforzarse para alcanzar éxitos personales, profesionales y empresariales. 

Las generaciones de hoy quieren graduarse de la licenciatura y tener una oficina en el penthouse del edificio más popular de Yucatán o de México. Quieren a los 24 años tener una oficina junto a la de papá para que el equipo de trabajo les hable de usted, aunque el respeto y admiración no se la hayan ganado.

Hace algunos años, recuerdo cuando se nos fomentaba la cultura de trabajar desde los puestos más sencillos en las oficinas para aprender todo el proceso laboral. Hoy día sólo tienes que terminar la carrera y esperar que llegue tu silla a la mesa del consejo. 

La sociedad que permite este tipo de actos  es la que después recrimina que el político tal no sabe lo que hace, el consejero tal está quedando a la empresa y es un prepotente, el profesionista es una persona que sólo le baja dinero a sus clientes; es por ello que los invito a que seamos coherentes, los invito a recapacitar en nuestros actos, proponernos metas y trazar el camino, ya que cuando se llegue a la meta serán los resultados más satisfactorios que se hayan tenido. 

Javier Sarlat González
Licenciado en Derecho por la Universidad Marista de Mérida. Enfocado en fomentar el emprendurismo. Imparte pláticas sobre liderazgo y crecimiento empresarial.
Ver más de Javier Sarlat González

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.