Miércoles, 7 de Diciembre del 2016
Columna de opinión: Apuntes de Economaya de Carlos Mena Baduy
Apuntes Economaya

Un día para los yucatecos

Si vas a comprar galletas que sea de la marca local o de perdido nacional... así apoyarás a la economía local, a tu familia, a tu ciudad y tus hijos.

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp

Una técnica japonesa para  romper con la apatía y construir hábitos es empezar la tarea que no quieres hacer en solo un minuto, así se te va a hacer fácil, ya que el minuto no te va pesar nada y poco a poco tomarás más tiempo.

Me han llegado mails donde me señalan que la apertura comercial es buena, ya que los productos locales son malos o simplemente no hay y que el comercio internacional  sirve para eso. O sea que mi propuesta de cerrar el comercio exterior es mala.

Mi respuesta es ésta: el comercio internacional es bueno, hace que los precios internos se contengan y sirve de base para muchos negocios con productos que enriquecen la vida diaria y no  se pueden fabricar al 100% en el país.

El problema que expongo es que las condiciones en las que los productos se hacen son difíciles de igualar cuando son de regímenes comunistas que no respetan salarios mínimos, impuestos ambientales y patentes; me estoy refiriendo al caso de China más específicamente; yo estoy de acuerdo con el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, Europa y ciertos países asiáticos que tienen las mismas regulaciones a sus plantas productivas y sin subsidios para sus trabajadores.

Pero aunque se pusieran aranceles a los productos chinos, no se construye una economía local sin que la gente apoye y aprecie los beneficios de los productores y comerciantes locales; empecé con el consejo japonés por la siguiente propuesta: surtir  sólo un día al mes todas tus necesidades con productos o en tiendas locales.

Ejemplo: si vas a comprar un refresco, que sea en una tienda de la esquina y no en una de conveniencia, y que sea de una marca de la que haya fábrica local. Si vas a comprar galletas que sea de la marca local o de perdido nacional. Se aplica en pasteles, galletas, leche, avena, refrescos, fósforos, espirales mata mosquitos, talco, muebles, ropa y muchas cosas más, igualmente en tiendas, supermercados, ferreterías y restaurantes.

Así apoyarás a la economía local, a tu familia, a tu ciudad y tus hijos, garantizándoles un futuro donde todos participemos. Es nuestra decisión y somos responsables, tan siquiera un solo día al mes.

Carlos Mena Baduy
Analista de Economía. Especialista en Pymes. Contador Público por el Instituto Tecnológico de Monterrey. Diplomado en Administración Financiera y en Sistema de Costos. Certificado de Ética de la Bolsa Mexicana de Valores. Consejero de la Canaco Mérida.
Ver más de Carlos Mena Baduy

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.

1 COMENTARIO

caminante

Ese sentido de visualizar la economía es muy bueno, pero existe ciertas aristas o particularidades en cada región que me atrevo a decir que podemos extrapolar a otras regiones con menor o mayor desarrollo. Hay muchos productos que debemos consumir y que son de la región, pero hay algunos que ya fueron monopolizados y simplemente los desaparecieron por franquicias internacionales que se camuflagean como locales o nacionales, es decir son monopolios o peor oligopolios. Es ahi donde se debe trabajar en crear productos locales de consumo masivo. Quiero mi Pino o mi Orange Crush y simplemente lo quebraron con la ayuda del gobierno y el propio empresario.

Responder a este comentario0 | 0