Agencia
MÉXICO.-  La revista Cosmopolitan nos ha puesto a pensar en cómo tenemos nuestra conciencia. Se plantea la incógnita sobre la causa de la infelicidad en las personas y sobre si el decir mentiras influye en la paz de nuestros días.

Tal vez somos nosotros y lo que nos atormenta en las noches a la hora de dormir lo que no nos permite ser felices. ¿Será que tenemos la conciencia tranquila? Mentir es algo de lo que nadie está particularmente orgulloso, es por eso que lo escondemos. Pero no sólo escondemos nuestra mentira, pasamos una asombrosa cantidad de tiempo tratando de justificar, defender o culpar a alguien más por nuestra mentira.

Desde pequeños mentimos para no hacer lo que no queremos, o cuando nos descubren en algo que hicimos mal. Aún como adultos, pensamos que el aliviar la culpa negando nuestra equivocación, es suficiente razón para mentir y seguirlo haciendo. Pero existe una pregunta relevante: ¿puede llegar a afectar nuestra salud y nuestra vida el decir tantas mentiras?

También te puede interesar: Estrés mata a más mujeres que el cáncer de mama

1. Peor que sólo sentirnos culpables, mentir tiene otras repercusiones.

La razón por la que estamos tan deprimidos y no podemos creer al 100% en nosotros mismos, y en nuestros sueños, es porque en realidad no estamos siendo 100% reales y honestos. Estamos atrapados en nuestra mentira y pretendiendo aparentar lo que no somos.

2. Aún peor, mentir afecta nuestra salud.

En un estudio hecho por Dr. Anita Kelly y Lijuan Wang de la Universidad de Notre Dame, titulado: “Una vida sin mentiras: Cómo vivir honestamente puede afectar tu salud,” encontraron que el porcentaje de americanos mienten 11 veces a la semana, en un estudio de 110 personas que analizaron por 10 semanas. Cuando la mitad de los participantes tuvieron que dejar de mentir, su salud mejoró considerablemente.

Algunos efectos secundarios de mentir incluían:

Los secretos crean realidad: El acto de seguir mintiendo y escondiendo un secreto que queremos olvidar es lo que genera que gane más fuerza y tome el resultado opuesto.

Los secretos esconden tu verdadero yo: Si guardas secretos por mucho tiempo, podrías perderte y convertirte en ellos.

Los secretos se manifiestan: En pocas palabras, tarde o temprano salen a la luz.

- Los secretos te aíslan: Al ser la única persona que sabe la verdad, comienzas a aislarte de los demás para que nunca sepan tu secreto.

Construir relaciones sobre una base llena de secretos y mentiras, es como construir una casa directamente en la arena. No puedes sostener conexiones profundas con personas que sólo pueden ver tu yo editado. Cuando no dices lo que verdaderamente piensas, la gente no puede llegar a conocerte, por lo que jamás te amarán al 100% por lo que eres.

Y finalmente, la gran pregunta es ¿cómo decir la verdad? Aprender a decir la verdad es un arte. Si comienzas a notar la diferencia entre quién estás siendo cuando eres honesto, y quién eres cuando no lo eres, puedes dar ese salto. Para poder tener verdadero amor e intimidad con conexiones reales, debes tener una conversación seria contigo mismo.