Agencia
Suiza.- Hasta ayer, tan solo siete unidades seguían volando. Fueron casi 5 mil los trimotores Junkers JU-52 fabricados entre 1930 y 1952 usados en la Segunda Guerra Mundial, y ayer se perdió uno en Suiza. Fue en un accidente en el que fallecieron todos los ocupantes, 20 personas, mientras realizaban un vuelo turístico y nostálgico sobre los Alpes del cantón de Graubünden.

El aparato se estrelló ayer por la tarde en una zona a 2 mil 450 metros de altura y enseguida las instituciones del país pusieron en marcha un dispositivo de rescate, que esta mañana seguía activo en el área de Piz Segnas, con el despliegue de cinco helicópteros para poder acceder rápidamente al área, informa el portal La Vanguardia.

"Confirmamos los reportes de medios de que se trata de un [avión] Ju-52 HB-HOT", afirmaron las fuerzas de seguridad helvéticas respecto al suceso, ocurridosobre el nivel del mar cerca de la localidad turística de montaña Flims.

También te puede interesar: Joven intentó robar un avión para llegar a un concierto

 "Tenemos la triste certeza de que nadie ha sobrevivido al desastre", indicó posteriormente un portavoz policial citado por TeleBasel, según RT.

(Infobae)

La aerolínea se pronuncióal respecto. "El equipo de JU-Air está profundamente entristecido y tiene en su mente a los pasajeros, la tripulación, las familias y los amigos de las víctimas", señaló. Por su parte, las causas del percance no han sido esclarecidas.

Ju-Air es una operadora singular nacida de una oportunidad única: el ejercito suizo retiró sus últimos Junkers 52 en 1981, tras cuatro décadas de servicio. Un grupo de entusiastas, los amigos de la fuerza aérea suiza, evitó que los aviones acabaran en el desguace y se comprometieron en sufragar los costes y mantenerlos en perfecto estado de vuelo.

El cariño y afición que hay en Suiza hacia todo lo relacionado con el transporte, la historia y la cultura aeronáutica hicieron posible recaudar 600 mil Francos Suizos, más de medio millón de euros, en 1982, para arrancar la iniciativa de convertirlos en aparatos civiles y con estos poder ofrecer vuelos panorámicos con esos trimotores.

(La Vanguardia)

A partir de 1983 empezaron los vuelos turísticos, teniendo la base de operaciones el aeropuerto de Dübendorf, una ciudad de 25 mil habitantes casi pegada a Zurich por el este. Desde entonces, miles de aficionados a la aviación y viajeros con ganas de experimentar un viaje muy poco frecuente, llegaron de todo el mundo para poder volar en unos históricos trimotores conocidos por su singular fuselaje de metal corrugado y también muy célebres por haber sido el avión favorito de Adolf Hitler.

La compañía suiza ofrece sus aviones como soporte publicitario a diferentes marcas para sufragar el mantenimiento y también los alquila por horas en modo chárter. Cada 60 minutos de vuelo tienen un coste de 4 mil 500 euros y admiten 17 viajeros.