Redacción
LOS ANGELES.- Hay muchas formas de agredir y herir a una mujer, ninguna de ellas justificada jamás y Jennifer Lawrence lo ejemplificó recientemente hablando del hackeo que sufrió hace un par de años.

De acuerdo a quien.com, en una entrevista con Scott Feinberg para The Hollywood Reporter, Lawrence se abrió por completo sobre su sentir cuando las imágenes íntimas que se había tomado para su pareja de entonces pasaron a ser del dominio público.

También te puede interesar: Jennifer Lopez muestra su lado más sensual

Cuando ocurrió lo del hackeo fue una ofensa tan increíblemente violenta que no se puede poner en palabras. Creo que todavía lo estoy procesando”, inició la protagonista de la saga de Los Juegos del Hambre.

Fue tal la presión que la actriz se sintió ultrajada: “Sentí que todo el Planeta me violó en grupo. No hubo una sola persona en todo el mundo que no tuviera la manera de ver esas fotos íntimas. Podías estar en un asado y que alguien sacara su teléfono y mostrara esas fotos”, explicó según E!.

Tan difícil lo pasó por esta situación, que ni siquiera una demanda contra la empresa telefónica de la que salieron las instantáneas podía consolarla. “Nada de eso me iba a traer paz ni me iba a devolver mi cuerpo desnudo y a Nick (Holt), la persona a la que estaban dirigidas”, subrayó.

Otra forma de agredir a una mujer es criticándola por su físico, cosa que, recordó, le sucedió cuando alguien le pidió que bajara 7 kilos para trabajar en una película, y, por supuesto, el acoso sexual, como el que el productor Harvey Weinstein practicaba con varias actrices, aunque Lawrence aseguró que no sucedió con ella.