Agencia
Colombia.- Una adolescente de Colombia invitó a una compañera de clase a mantener un encuentro íntimo conjunto con un hombre "muy viejo" y, a pesar de haberse negado, esa joven fue engañada y abusada sexualmente, tras lo cual quedó embarazada y fue obligada a abortar.

Esta y otras historias similares han quedado al descubierto durante las pesquisas que lleva a cabo la Justicia colombiana tras detener al ingeniero industrial y profesor universitario Marlon José Carrillo, un hombre de 38 años imputado por los presuntos delitos de violación, demanda de explotación sexual de menores y uso de menores en la comisión de delitos y aborto, recoge El Heraldo.

Según el portal RT Noticias, en esas investigaciones participan las víctimas y sus madres y surgió el nombre de otra adolescente de 16 años. Algunos testimonios indican que actuaba como cómplice de Carrillo, así que también fue detenida bajo los cargos de proxenetismo, constreñimiento a la prostitución e inducción al aborto.

También te puede interesar: Detienen a maestra por abusar y drogar a su alumno en EU

La Fiscalía de Colombia ha adelantado que la muchacha sostenía relaciones sexuales con Carrillo —capturado el pasado 22 de marzo— y ambos participaban en los abusos a otras jóvenes en el municipio de Soledad, a unos tres kilómetros de la ciudad de Barranquilla.

El docente habría embarazado a dos estudiantes entre 14 y 16 años, y las habría obligado a interrumpir esas gestaciones. Mariano Botero Coy, comandante de la Policía Metropolitana de esa localidad, ha recibido otras denuncias en las que podría haber otras seis menores afectadas, en cuyo caso opina que se trataría de una red de prostitución.

La defensa del acusado argumenta que las relaciones sexuales fueron "consensuadas" y no indujo al lenocinio a ninguna de las chicas.

Los casos de las víctimas

En la primera denuncia, la adolescente que actuaba con Carrillo recibió una negativa de su compañera para "hacer un trío" con un amigo. Días después, su amiga la llevó a un lugar desconocido bajo engaño para encontrarse con ese sujeto, donde fue obligada a participar en un acto sexual no consensuado y sin protección. El ahora detenido le dio dinero a su cómplice y unos 35 dólares a la afectada.

Al día siguiente, la colaboradora del maestro, exigió parte del pago a la víctima y le dijo que se comprara una pastilla del día después, cosa que no hizo. Tras realizarse una prueba de embarazo comprada por Carillo, el profesor le envió dos píldoras abortivas, que tampoco consumió.

Posteriormente, la joven sufrió un dolor de vientre, su familia la llevó a un centro asistencial y conoció que tenía cinco semanas de gestación. En presencia de una psicóloga, esa adolescente confesó los hechos y facilitó el nombre de los dos involucrados.

En noviembre de 2017 ocurrió una situación similar con otra muchacha, que también quedó encinta. Tres meses después del abuso, fue trasladada a una clínica para que le practicaran un aborto. En su testimonio, también señaló a Marlon José Carrillo y su presunta cómplice.

Como pruebas, las autoridades poseen conversaciones de WhatsApp en donde la ayudante del profesor le cuenta las sospechas del embarazo de una de las víctimas.