Agencia
NACIONES UNIDAS.- El enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Siria, Staffan de Mistura, alertó que el escalamiento de las tensiones entre las potencias mundiales involucradas en el conflicto en ese país del Medio Oriente, puede desencadenar un conflicto de consecuencias devastadoras.

De acuerdo con información de Notimex, en una sesión celebrada ayer en el Consejo de Seguridad, De Mistura indicó que en sus cuatro años como enviado especial para Siria, nunca antes había emitido una advertencia sobre la posibilidad de que este conflicto escale a nivel global y no solo regional.

Los intereses globales interconectados pueden tener consecuencias absolutamente devastadoras.

También te puede interesar: Aumentan los muertos por ataque químico en Siria

Alertó que los intereses globales interconectados que ahora actúan en Siria pueden llevar a una “forma de escalamiento que puede tener consecuencias absolutamente devastadoras, que incluso son difíciles de imaginar”.

Tambores de guerraEl diplomático pidió al Consejo de Seguridad que evite que un “escalamiento sin control suceda en Siria”, luego del presunto ataque con armas químicas perpetrado en la ciudad de Duma, que causó la muerte de al menos 42 personas.

El presidente estadunidense Donald Trump culpó de inmediato al mandatario sirio Bashar al-Assad del ataque, y por primera vez criticó el respaldo que Irán y el gobernante ruso Vladimir Putin ofrecen al régimen sirio.

Ayer la Casa Blanca advirtió que respondería al ataque químico en Siria en un plazo no mayor a 48 horas, lo que podría significar una ofensiva aérea, tal como la que llevara a cabo el año pasado tras la agresión en la comunidad de Khan Shaykhun, que causó la muerte de 80 personas.

Imagen del aeropuerto militar bombardeado.

Por su parte, el representante ruso ante la ONU, Vasily Nebenzia, expresó que el supuesto ataque nunca sucedió, y clamó que el hospital principal de Duma no ha recibido víctimas con síntomas que revelen agresiones con armas químicas.

Nebenzia acusó a Estados Unidos de entrenar combatientes rebeldes para fingir un ataque que justifique una intervención militar estadunidense en Siria.

"Dos F-15 de Israel atacaron la base (de Palmira)  con ocho misiles de crucero disparados desde el espacio aéreo libanés, sin llegar a entrar en el espacio sirio. Cinco de los misiles fueron interceptados por la defensa aérea siria, pero los tres restantes impactaron en la base", informó por su parte el Ministerio de Defensa ruso, reproducido por las agencias de noticias en Moscú. 

La agencia oficial de noticias siria SANA dijo también, citando fuentes militares: "El ataque de Israel fue ejecutado por cazas F15 que dispararon varios misiles desde Líbano".

La televisión estatal confirmó que se había producido “una agresión israelí con varios impactos de misiles contra la base T4, probablemente de origen estadounidense”.

Fuentes del Ejército sirio aseguraron que los sistemas de defensa antiaérea interceptaron varios de los cohetes disparados contra el aeródromo, en el que se hallan también desplegadas fuerzas rusas, iraníes y de la milicia chií libanesa de Hezbolá.

Respuesta humanitaria

Por su parte, la representante permanente de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, reiteró su llamado para que se permita el acceso inmediato a los paramédicos para que brinden primeros auxilios, en la zona, y reclamó una investigación independiente sobre lo sucedido.

Al margen de la respuesta del Consejo de Seguridad, Haley reiteró el mensaje de Trump de que Estados Unidos responderá a la presunta agresión en Siria.

“La historia registrará esto como el momento en que el Consejo de Seguridad cumplió con su deber o demostró su completo y total fracaso en proteger al pueblo de Siria. De cualquier forma, Estados Unidos responderá”, enfatizó Haley.