Agencia
Londres, Inglaterra.- Los médicos aseguran que aguantarse un fuerte estornudo puede ser peligroso para la salud en pocos casos. Pero le ocurrió a un hombre de Inglaterra que se desgarró la parte trasera de la garganta cuando trató de aguantarse un estornudo.

De acuerdo con le portal de noticias Milenio, en un caso publicado el lunes en BMJ Case Reports, médicos de Leicester escribieron que al inicio estaban confundidos cuando el paciente se quejaba de que no podía tragar y que tenía una “sensación de taponazo” en su inflamado cuello.

También te puede interesar: ¿Por qué te tocas el cabello con frecuencia o te muerdes las uñas?

El hombre les dijo que sus síntomas comenzaron después de que se aguantó un fuerte estornudo apretándose la nariz y cerrando la boca, además de escuchar (y sintir) un estallido en el cuello, que luego se le hinchó.

Incapaz de hablar ni tragar, acudió al médico donde, además de explicar que todo se debía a un estornudo fallido, tuvo que negar "haberse comido algo afilado".

¿Qué le pasó?

El estornudo fue tan fuerte que le rompió la faringe y la cavidad con membranas en la parte posterior de la boca, e hizo que se le formaran burbujas de aire en el cuello. Todo ello le causó la sensación de que le 'crujía' el cuello.

Por su estornudo fallido el hombre se vio obligado a alimentarse mediante una sonda y tomar antibióticos durante una semana. Aunque su caso es bastante raro, los médicos no recomiendan que contengamos los estornudos. La moraleja: mejor estornudar de forma aparatosa que tener que acabar en urgencias de un hospital, informó el sitio web de noticias RT.

Otro médico opinó que el episodio es “extremadamente raro” y que las lesiones del hombre están más comúnmente asociadas con golpes.