Agencia
LIMA.- El indultado expresidente de Perú, Alberto Fujimori, fue dado de alta ayer viernes.

De acuerdo con excelsior.com, volvió a su vivienda en el distrito limeño de La Molina, tras mejorar de un problema gástrico que lo mantuvo internado en una clínica desde el miércoles pasado, según el medio Canal N.

También te puede interesar: Trasladan a Fujimori a una clínica, tras afección cardíaca

Fujimori se retiró auxiliado por agentes de su seguridad personal de la clínica peruano-japonesa Centenario.

El exgobernante, quien fue indultado el pasado 24 de diciembre, salió de la clínica en una silla de ruedas, pero luego saludó con un movimiento de mano a los periodistas que se encontraban en los exteriores y subió por sus propios medios a un vehículo.

El médico de Fujimori, Alejandro Aguinaga, señaló ayer que mostró bastante mejoría de los problemas gástricos por los que fue internado, aunque dijo que continuaría su tratamiento por 24 horas más.

Aguinaga agregó que el exgobernante, de 79 años, mostraba mejoría gracias a la rehidratación endovenosa recibida, aunque señaló que los enfrentamientos entre sus hijos, la líder del partido opositor Fuerza Popular, Keiko Fujimori, y el legislador Kenji Fujimori lo han perturbado bastante en los últimos días.

“Siempre hemos señalado que Alberto Fujimori no es una persona de fierro, tiene sentimientos. Es evidente que una situación como esta lo perturba bastante", remarcó.

A diferencia de otras ocasiones, no acudieron a visitarlo sus hijos, protagonistas de una guerra fratricida por el poder en el fujimorismo, que es la primera fuerza política del país.

Keiko (42 años), excandidata presidencial en dos ocasiones y líder del partido fujimorista Fuerza Popular (derecha, populista) está enfrentada a su hermano Kenji (37), congresista disidente que pugna por liderar el fujimorismo de cara a las presidenciales de 2021.

Esta semana, la Fiscalía anunció que investigará a Kenji y otros dos congresistas implicados en un presunto intento de negociación de votos para evitar la destitución del expresidente Pedro Pablo Kuczynski por sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht.

El caso, que llevó a la dimisión de Kuczynski la semana pasada, fue revelado en audios y videos difundidos por Fuerza Popular, partido al que Kenji renunció junto a un grupo de legisladores para apoyar al ahora exmandatario.

Esto generó un intercambio de acusaciones con la agrupación de su hermana, quien también es investigada por sus presuntos vínculos con Odebrecht.