Agencia
BERLÍN.- Si bien en México hoy se celebró el Día de las Madres, en Alemania el festejo fue por el Día del Padre, y numerosos grupos de hombres salieron al campo a beber cerveza con los amigos.

Este jueves, un día soleado, es feriado en Alemania porque se conmemora la Ascensión de Jesucristo en las dos Iglesias cristianas, y en los parques, bosques citadinos o en las campiñas pudieron verse unos curiosos artefactos con ruedas.

Son los así llamados Bollerwagen y Kremserwagen: unas especies de carretillas profusamente decoradas de acuerdo a las preferencias de los hombres que la acarrearán, y eso si, cargada de botellas y barriles de cerveza, así como lo necesario para hacer un picnic .... hasta terminar borrachos.

También te puede interesar: A sus 104 años, científico australiano se somete a eutanasia

El Día del Padre en Alemania se festeja a los 39 días después del Domingo de Pascua o Domingo de Resurrección. No se necesita ser padre para celebrarlo sino pertenecer al género masculino, también recibe el nombre de Día del Hombre o Día de los Señores.

En ciudades como Berlín transitan por la ciudad las Bicicletas de Cerveza o Bier-Bike, una especie de mesa sobre pedales, en la que se sientan hasta ocho hombres y todos pedalean mientras beben cerveza.

Lo que aportan es la fuerza para mover el artefacto porque la conducción la lleva un chofer avezado, con licencia especial y completamente sobrio. Las bicicletas de cerveza son una atracción turística en la capital alemana durante los días de sol y calor.

De acuerdo a las leyes y reglamentos alemanes, ni siquiera los ciclistas normales pueden tener alcohol en la sangre, de manera que si caen en un control policíaco o causan un accidente, son severamente sancionados. De ahí que jalar una carretera en el campo o en áreas verdes no presenta el peligro de violar una estipulación en materia de vialidad.

El Día de la Madre se celebrará en Alemania el próximo domingo 13 de mayo pero de una manera diametralmente opuesta: suele ser una reunión familiar a la que se llevan dulces, flores o algún regalo, que varían de acuerdo a la imaginación de cada uno.

Lo que las madres alemanas más aprecian, de acuerdo a encuestas, es justamente estar rodeada de sus seres queridos para festejar el día.

Desde hoy por la mañana, se podían apreciar a grupos de amigos que se iban reuniendo para empezar juntos el día. Esa celebración masculina se celebra de forma más pronunciada en el Este de Alemania.

Los grupos de hombres hacen una caminata mientras van consumiendo alcohol. Esta es la razón por la cual llevan consigo carritos que van adornando con flores inocuas. En algunas regiones, los amigos llegan a quedar días antes para construir o adquirir un carro que se dedican a decorar de forma muy elaborada.

Además en el Oriente de Alemania, esta tradición está muy extendida en Baviera, que son los reyes de la cerveza en el país. En la capital alemana, el Día del Padre ha degenerado en una simple excusa más para quedar con los colegas y emborracharse, sin carro ni flores.

Según la Autoridad Alemana del Transporte, el Día del Padre registra tres veces más accidentes de tráfico relacionados con un elevado consumo de alcohol. El sol ha acompañado la jornada de hoy, con lo cual se espera que hayan sido numerosos los hombres que no han faltado a la cita.

El origen del Día del Padre no es alemán, sino norteamericano. Fue Louisa Dodd, cuyo padre luchó en la Guerra Civil de 1861-1865, quien en 1910 inició un movimiento para honrar a los padres.

Calvin Coolidge era entonces el presidente de Estados Unidos, le gustó la idea y recomendó convertir un día especial en vacaciones para los padres. No fue hasta 1974 que el presidente Richard Nixon le dio el rango oficial de día feriado. A diferencia de los alemanes, los estadunidenses lo celebran el tercer domingo de junio.