Agencia
ESTADOS UNIDOS.- Desde 2010, Estados Unidos ha creado 23,4 millones de puestos de trabajos, de los que casi 1,2 millones han sido el año pasado. El tipo de empleo que más ha crecido es el de empleado de supermercado, pero, desde ayer, esa fuente de trabajo podría estar viviendo su ocaso, indica El Economista en su portal web.

La razón es que Amazon, la empresa que logró que las compras se realicen sólo con un clic en un teclado o en una pantalla, ha estrenado el súper sin cajeros. Es un modelo de tienda en el que basta con entrar, escanear el código de la app de Amazon Go -que es el nombre de la cadena de establecimientos de este tipo que la empresa está considerando abrir-, y llevarse lo que uno quiera.

(Foto: Contexto/Internet)

Los cientos de sensores y cámaras instalados en el súper le dicen a Amazon lo que cada cliente ha comprado, y la empresa se lo carga directamente en la tarjeta de crédito del consumo. Da igual que éste haya puesto los productos en una bolsa, en una caja o haya tratado de escapar sin pagar. Amazon lo detecta y le cobra. De hecho, durante un pase para la prensa, un reportero de The New York Times intentó, sin éxito, sacar un pack de botellas de refrescos. Fracasó en el intento.

También te puede interesar: ¡Alucina con estos tenis Nike edición especial PlayStation!

Así que, mientras el mundo espera el coche que se conduzca solo, ya ha llegado el súper sin cajeros. Y lo ha hecho con una expectación brutal. Más de 100 personas estaban ayer por la mañana haciendo pacientemente cola a cinco grados centígrados en Seattle, sólo para entrar los primeros en la tienda.

El desarrollo de Amazon Go ha sido mucho más complicado de lo que la empresa que Jeff Bezos dirige -y de la que posee el 16% del capital- esperaba. De hecho, el establecimiento ha estado siendo utilizado de forma experimental por los empleados de Amazon durante varios meses, para fijar todos los aspectos tecnológicos de la operación. Muchos de los problemas que han tenido que resolver los ingenieros de la empresa tienen que ver con las rutinas de compra de los consumidores, fabricantes, y consumidores. Cosas tan simples como el hecho de que muchos productos de alimentación están estandarizados y tienen tamaños y formas similares se han convertido en serias dificultades en el proyecto Amazon Go.

(Foto: Contexto/Internet)

Los códigos de barras permiten a los escáneres distinguir las cosas que el consumidor se compra. Pero en esta tienda esos objetos son escaneados cuando están en la bolsa, en el carrito o en el bolsillo de los clientes, lo que ha hecho las cosas mucho más difíciles. De hecho, uno de los mayores problemas que Amazon Go ha tenido es mantenerse operativa cuando la tienda está llena de clientes y, por tanto, todos los sistemas tecnológicos están a pleno rendimiento.

Por ahora, sin embargo, parece que Amazon Go funcionó sin problemas en sus primeras horas de existencia en el mercado. Según las informaciones de los medios estadounidenses, la tienda recibió numerosas visitas, aunque más de curiosos que de verdaderos clientes. Lo que no está claro es qué va a hacer Amazon con este concepto. La empresa ha declarado que quiere expandir Amazon Go y convertirla en una cadena de tiendas por todo Estados Unidos, pero no ha dado a conocer los planes para poder llevar eso a la práctica.