Agencia
BOGOTÁ.- Cientos de presuntas víctimas de la esclavitud moderna fueron rescatadas en una importante ofensiva contra los traficantes de personas en 13 países del Caribe, Centroamérica y Sudamérica, dijo Interpol el lunes.

De acuerdo con la agencia Reuters, se encontró a cerca de 350 posibles víctimas de explotación sexual y trabajo forzoso y se arrestó a 22 personas este mes en unas redadas lideradas por la Interpol en naciones como Barbados, Belice, Brasil, Jamaica y Venezuela, informó la organización policial global.

También te puede interesar: Retoma Codhey investigación sobre trata de personas en Mérida

Se descubrió que había hombres, mujeres y niños trabajando en clubes nocturnos, granjas, minas, fábricas y mercados al aire libre, atraídos por traficantes que apuntaban a personas desesperadas y vulnerables con promesas de una vida mejor, dijo la Interpol.

“Lo que los traficantes no informan son las condiciones de trabajo a las que estarán sujetas las víctimas una vez que llegasen a su destino final”, dijo el coordinador de Interpol en tráfico de seres humanos, Cem Kolcu, en un comunicado.

“Durante esta operación, identificamos a las mujeres forzadas a trabajar en espacios no más grandes que ataúdes, por ejemplo”, agregó Kolcu.

“Lo que los traficantes no informan son las condiciones de trabajo a las que estarán sujetas las víctimas una vez que llegasen a su destino final”

En Guyana, se encontró a mujeres jóvenes prostituyéndose junto a remotas minas de oro de las que no podían escapar, mientras que en San Vicente y las Granadinas, personas asiáticas en una fábrica habían sido privados de sus pasaportes y libertad, según la Interpol.

Tras la operación transfronteriza -que culminó 30 meses de preparación- los servicios sociales y las organizaciones benéficas realizaron entrevistas y brindaron apoyo a las víctimas, dijo la agencia.

Decenas de miles de mujeres y niños en toda América Latina son víctimas de la trata cada año, sin embargo, pocos reciben el apoyo que necesitan para reconstruir sus vidas y las tasas de condena por el delito siguen siendo extremadamente bajas, dijeron expertos en derechos humanos el año pasado.

Alrededor de 25 millones de personas se estima que están atrapadas en el trabajo forzoso, y que las mujeres y las niñas representan el 60 por ciento de las víctimas, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el grupo de derechos Walk Free Foundation.