Agencias
NUEVA ZELANDA.- Más de 150 mil cabezas de ganado serán sacrificadas para tratar de erradicar la enfermedad que causa la bacteria Mycoplasma bovis, los animales son portadores del virus y el Gobierno de Nueva Zelanda anunció este lunes que no les queda otro remedio que matarlos, esto después de que se alcanzara un acuerdo con el sector ganadero.

También te puede interesar: Salva a niño y recibe nacionalidad francesa a manos de Macron

De acuerdo con el portal El Debate, la primera ministra, Jacinda Ardern, calificó como "difícil" la decisión de llevar a cabo este plan que se ejecutará en 10 años y supondrá un costo estimado de 886 millones de dólares neozelandeses (unos USD 615 millones).

“La decisión de erradicación está impulsada por el deseo del Gobierno de proteger el ganado nacional de la enfermedad y proteger la base de la economía, el sector ganadero”, señaló Ardern en un comunicado.

"Tras hablar con los ganaderos afectados en las últimas semanas es obvio que está pasando factura pero no hacer nada y permitir que la enfermedad se propague solo crearía más ansiedad a los granjeros", añadió.

 "Permitir que la enfermedad se propague solo crearía más ansiedad a los granjeros".

Las autoridades prevén ejecutar en los próximos dos años la mayor parte del plan, financiado en un 68% por el gobierno neozelandés y el 32 por ciento restante por DairyNZ y Beef+Lamb New Zealand.

La medida afectará a unas 192 de las 20.000 granjas que hay en el país.

La presidenta de la Federación de Ganaderos, Katie Milne, dijo que la decisión "causará dolor y trauma a las familias afectadas" pero que es mejor deshacerse de la enfermedad que vivir durante años con ella.

Otro hecho: niña muere envenenada por serpiente que mordió a su madre

En la India están acostumbrados a recibir visitas nocturnas de animales exóticos que se acercan a las ciudades buscando comida. Ver jabalíes, leopardos o elefantes vagando por las calles no es una rareza. Lamentablemente en ocasiones estos encuentros terminan en tragedia.

Recientemente en el estado de Uttar Pradesh, en India, una niña de tres años murió luego de que su madre la amamantara con leche materna envenenada, publicó el portal Excélsior.