Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- México ha apelado la decisión de la Organización Mundial del Comercio (OMC) de octubre pasado en la que dio la razón a Estados Unidos en el último capítulo de la disputa que mantienen ambos países sobre el etiquetado “Dolphin Safe” (sin carne de delfín) en las latas de atún mexicanas.

También te puede interesar: Sujetos armados raptan a una niña de 9 años en Hidalgo

De acuerdo con Televisa News, México registró ante la OMC una notificación de su recurso, informaron hoy fuentes diplomáticas conocedoras de la decisión del gobierno mexicano.

Dos grupos especiales de la OMC dieron en octubre razón a Estados Unidos, al determinar que las modificaciones introducidas en la política de etiquetado en 2016 eliminaron el tratamiento discriminatorioarbitrario e injustificado” contra los productos de atún mexicanos o se justificaron como excepciones a las normas porque eran necesarias para la conservación de recursos naturales agotables.

El dictamen también supuso un golpe para los atuneros mexicanos, que habían denunciado pérdidas acumuladas millonarias por las restricciones que sufrían para acceder al mercado del país vecino y que está valorado en cerca de 700 millones de dólares.

Este fallo supuso un golpe para México, dado que el país admitió durante el procedimiento de arbitraje que, en caso de perder esa fase del litigio ante la OMC, tendría que poner fin a las sanciones comerciales que la organización le permitió en mayo imponer a Estados Unidos por 163.23 millones de dólares al año por el incumplimiento de una medida estadounidense anterior sobre el etiquetado de atún en 2013.

El dictamen también supuso un golpe para los atuneros mexicanos, que habían denunciado pérdidas acumuladas millonarias por las restricciones que sufrían para acceder al mercado del país vecino y que está valorado en cerca de 700 millones de dólares.

En la disputa Estados Unidos argumentaba que los modos de pesca de los atuneros mexicanos tienen un elevado riesgo de captura incidental de delfines, por lo que impedía que este producto exhiba el etiquetado “Dolphin Safe” en las latas de atún importadas desde México.

Los desacuerdos por el comercio de atún entre ambos países remontan a la década de los 80, pero fue en 2008 cuando México planteó por primera vez el caso ante la OMC, que emitió en 2012 un fallo favorable a ese país y dio a Estados Unidos hasta el 13 de julio de 2013 para cumplir con el dictamen.

Ese día Estados Unidos dijo que había enmendado ciertas exigencias en el etiquetado para la importación del atún mexicano y que cumplía por ende con sus obligaciones contraídas con la OMC.

No obstante, en 2015 la OMC decidió que el cambio no cumplía tampoco las reglas de la organización, por lo que en 2016 Washington modificó de nuevo las normas, que los grupos especiales determinaron se ajustan a las reglas de la organización.