Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Arabia Saudita interceptó este martes un misil disparado desde Yemen por rebeldes hutíes, quienes indicaron que el objetivo era el palacio real Al-Yamamah, ubicado al sur de esta ciudad y es la residencia oficial del rey Salman, donde líderes sauditas sostenían una reunión.

La coalición árabe liderada por Arabia Saudí informó de que el misil lanzado contra la capital saudí, Riad, por los rebeldes hutíes del movimiento Ansar Alá iba dirigido a las zonas residenciales de la ciudad, indica una declaración de la coalición publicada por la agencia de noticias saudí SPA.

También te puede interesar: Corea del Norte lanza misil balístico, cae en aguas del Japón

La nota agrega que el misil fue interceptado al sur de Riad sin provocar muertos ni daños materiales. Anteriormente, el portavoz de Ansar Alá, Muhamad Abdusalam, comunicó a través de Twitter que los rebeldes hutíes lanzaron un misil Burkan contra el palacio Yamama donde estaban reunidos varios dirigentes saudíes, informó Sputnik.

Además, la coalición árabe acusó a los rebeldes de utilizar los corredores por los que se realiza el suministro de ayuda humanitaria a Yemen para recibir de manera ilegal misiles balísticos de fabricación iraní.

Se indica que el contrabando de misiles iraníes a Yemen es una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Según la declaración de la coalición, las armas balísticas iraníes en manos de grupos armados amenazan la seguridad regional e internacional. 

La embajadora de EEUU ante la ONU, Nikki Haley, presentó anteriormente en Washington fragmentos de un misil de producción iraní presuntamente lanzado por los hutíes de Yemen contra el aeropuerto de Riad.

Irán calificó estas muestras de "fabricadas y presentadas también en otros casos anteriores". 

En noviembre Arabia Saudí interceptó dos misiles balísticos que lanzaron desde Yemen los rebeldes hutíes. Del mismo modo, Yemen se vio privada de ayuda humanitaria que Arabia Saudita retuvo en la República de Yibuti.