Agencia
CHINA.- Está en desarrollo la creación de un arma láser capaz “carbonizar enemigos”. Su nombre es ZKZM-500 y tiene un alcance efectivo de casi un kilómetro. 

Es invisible y no hace ruido, es la nueva arma desarrollada por una empresa china que, según sus creadores, puede carbonizar tejido orgánico en cuestión de segundos.

También te puede interesar: Hallan con vida a niños atrapados en una cueva de Tailandia

Uno de sus creadores, quien es un ingeniero de la firma ZKZM Laser, propiedad del Instituto de Óptica y Mecánica de Precisión de la Academia de Ciencias de China, en Xian, provincia de Shaanxi, indica que el objetivo de su nueva arma “nunca sabrá de donde vino el disparo” pues esta no se anuncia con ningún tipo de ruido o llamarada.

“Pensarán que fue un accidente,” asegura el ingeniero al describir cómo funciona su nuevo y letal rifle de asalto de poco más de tres kilos de peso total, casi lo mismo que pesa un arma tradicional similar.

Este rifle tiene un calibre de aproximadamente 15 milímetros y opera usando baterías recargables de litio ionizado como las que usan los teléfonos inteligentes actuales.

El objetivo de los responsables de esta arma es venderla a un contratista gubernamental, a las fuerzas especiales de la Policía o a escuadrones antiterroristas de China.

De acuerdo a un informe liberado por un diario local, la ZKZM-500 puede montarse en vehículos terrestres, aéreos o navales y si el objetivo usa ropa flamable, se carbonizará en cuestión de segundos.

El dolor será insoportable,” indica con orgullo uno de los ingenieros del arma láser que, a través de disparos de no más de dos segundos de duración, puede atravesar superficies de casi todo tipo de materiales hasta producir quemaduras con alto potencial letal en seres humanos.

Voceros de ZKZM Laser aseguran que su arma está lista para la producción en masa y que es probable que las primeras unidades sean comercializadas próximamente a unos 15 mil dólares cada una.

La ZKZM es capaz de disparar hasta mil ráfagas por carga y, de ser probada con éxito en el campo de batalla, podría convertirse en el primer fusil láser de la historia en usarse en un combate real.