Agencia
Estados Unidos.- Una madre de Carolina del Norte deberá cumplir una sentencia de una semana de cárcel por bautizar a su hija, ya que lo hizo pese a que la Justicia le había advertido que no podría realizar el rito sin la autorización del padre de la menor.

Paul Schaaf, quien ya no está en pareja con Kendra Stocks, habría estado de acuerdo con la ceremonia, pero se enteró de ella después de su realización, cuando vio las fotos publicadas en Facebook, informa el portal de Infobae.

También te puede interesar:  Policía detiene a joven por amenaza en redes sociales

Durante el litigio judicial por la tenencia de la menor, un tribunal señaló que Stocks debía contar con la autorización del padre para todas las decisiones que concernían a la niña, lo que incluía su formación religiosa. Sin embargo, la madre decidió realizar el bautismo sin avisarle, apenas un día después de la orden judicial.

"Tengo miedo. Es muy triste. Todo esto es una situación triste. Pasaré esto y espero salir como una mejor persona", declaró Stocks desde prisión a la cadena WSOC.

En tanto, el abogado de Schaaf subrayó que la condena no es por el bautismo en sí, sino por ignorar la decisión del juez. "Para que el sistema funcione, debe haber consecuencias para una violación intencional a una orden de la corte", indicó.

Según los documentos del juzgado, Stocks demostró una conducta "errática y extravagante" durante su relación con el padre y, luego del nacimiento de la hija, tuvo "malas decisiones y poca disposición para colaborar". La relación entre Stocks y Schaaf duró apenas seis meses.

"Me arrepiento de que el padre no haya participado del bautismo, pero no me arrepiento de criarla en la fe católica, que es lo que ambos queríamos", agregó la madre, que logró rebajar la condena inicial de 10 días.