Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Esta semana se difundió un video del arresto de un hispano, ocurrido el 2 de julio de 2016, por la policía de Anaheim, California, acusado de acoso sexual en una lavandería; sin embargo el acusado murió una semana después de la aprehensión a causa de la agresión recibida durante el arresto.

De acuerdo con el material difundido por The Daily Mail, los policías llegaron a la lavandería luego de recibir una denuncia de acoso sexual en contra de Fermín Vincent Valenzuela, de 32 años, quien desde un principio se resistió al arresto, informó Radio Fórmula.

También te puede interesar: ¡Se escondía en Tabasco! Asesino buscado en EU

Los gendarmes intentaron someter a Valenzuela (incluso con descargas eléctricas) pero él logró escapar de los agentes para tratar de huir por la autopista mientras pedía auxilio y pedía a los policías que se detuvieran. Según el sargento Daron Wyatt los empujó para evitar ser detenido.

Tras una breve persecución, más policías llegaron para tratar de arrestar a Valenzuela cuando uno de los agentes aplicó una "técnica asfixiante legítima" para someterlo. Conforme el aire se iba acabando, el acusado se resistía menos hasta que perdía el conocimiento y fue finalmente arrestado.

Sin embargo, en el video (grabado por uno de los policías) se escucha como las autoridades se empiezan a preocupar ya que Valenzuela no recupera el conocimiento y no está respirando, al grado que empiezan a hacer maniobras de resucitación.

Aunque en el video no se observa, The Daily Mail informa que Valenzuela fue declarado muerto en un hospital cercano, por complicaciones de asfixia (aunque en un primer momento se dio como causa de muerte el consumo de estupefacientes).

Los disparos le produjeron problemas cardíacos a Valenzuela. Sufrió tres paros cardiorrespiratorios, por lo que fue colocado en coma inducido, informó Infobae. Finalmente, el 16 de julio de ese año, murió por complicaciones de asfixia, según reportó el Orange County Register.

Pese a la polémica que generó el caso, en septiembre del año pasado el Condado de Orange aseguró que los oficiales que participaron en la detención, Woojin Jun y Daniel Wolfe, actuaron de forma legítima.