Agencia
Chihuahua.- Este año saldrá libre Ana Carolina, la joven que con la ayuda de su novio y un amigo asesinó a sus padres adoptivos en el año 2013, para después quemar sus cuerpos con gasolina.

Esto obedece a la reforma de la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes, que entró en vigor a mediados del 2016, ya que en el sistema anterior se estipulaba para los menores de 14 a 16 años de edad, de 10 años como máxima; y de 16 a 18 años la penalidad era de hasta 15 años, según el Heraldo de Chihuahua.

En la ley del 2016, la penalidad máxima para los menores de 14 a 16 años será de tres años, así como los de 16 a 18 años la penalidad será de cinco años. Los abogados de la joven presentarán el recurso legal para lograr la libertad de Ana Carolina.

También te puede interesar: Crecen los asesinatos de mujeres en hoteles de la CDMX

La joven tenía una condena de 15 años por haber sido sentenciada a la edad de 17 años, sin embargo podría quedar libre al cumplir cinco años de condena de acuerdo a la Ley.

Ana Carolina López Enríquez junto con su novio José Alberto Grajeda y su amigo Mauro asesinaron a los padres adoptivos de la entonces menor, María Albertina de 68 años, y Efrén López Tarango de 88, el 3 de mayo de 2013. Primero asesinaron a la madre de Ana estrangulándola en la cocina de su casa, para posteriormente inyectarle cloro y pesticida en el cuello, luego esperaron a que el señor Efrén López volviera a la casa para realizar la misma operación con él.

Luego de 24 horas subieron los cuerpos a la camioneta para ir a arrojarlos en un lote baldío y prenderles fuego para que posteriormente su hija los reportara como desaparecidos, primero con una tía de ella y luego a las autoridades.

La confesión 

La joven había planeado el homicidio por un mes, debido a que ésta decía no aguantar más a su familia, ya que la habían castigado con el coche, debido a que se trataba de una pareja de ricos que le habían dado todo, pero que emocionalmente la joven se sentía vacía.

Tras haber sido traicionada por el novio al confesar lo que habían cometido, por fin confesó el atroz acto que con la ayuda de su amigo y pareja habían cometido, según El Debate.

Según la confesión de Ana Carolina, dijo sentirse triste porque ya no se iba a poder casar con su novio pero feliz porque ya no aguantaba a sus papás.