Agencia
KABUL.- Un suicida atacó el lunes en Kabul una reunión en la que participaban los clérigos más destacados de Afganistán, matando a al menos siete personas e hiriendo a nueve más, dijo la policía. Poco antes del atentado, los religiosos habían emitido una fatua contra los ataques suicidas y pidieron conversaciones de paz para poner fin a la guerra afgana.

El atacante se inmoló cerca de la entrada del complejo donde se reunía el organismo religioso, conocido como Consejo de Ulemas de Afganistán, bajo la tradicional carpa del Loya Jirga, el consejo de ancianos, explicó Ghafor Aziz, jefe de la policía del 5to distrito de of Kabul.

También te puede interesar:  Mueren 11 personas tras explosión en mina de China

Ningún grupo se atribuyó de inmediato la autoría del ataque.

En un primer momento, la policía reportó cuatro víctimas mortales, pero el conteo subió pronto a siete fallecidos y nueve heridos. Por el momento no estuvo claro cuántos de los muertos eran religiosos.

Alrededor de dos mil miembros del consejo se habían reunido en la carpa levantada en el 5to distrito de la capital afgana. La explosión se produjo hacia el final del concilio, cuando los participantes estaban a punto de marcharse, dijo Aziz.

“Nosotros, los ulemas, pedimos a los talibanes que respondan de forma positiva a la oferta de paz del gobierno afgano''...

Si el suicida se hubiese adentrado más en el complejo, el número de víctimas mortales podría haber sido significativamente más alto, agregó el jefe de la policía.

El consejo hizo un llamado tanto a las fuerzas del gobierno afgano como a los talibanes y a otros grupos insurgentes para que suspendan los combates y pacten un alto el fuego, además de instarlos a negociar. Era la primera vez que el organismo realizaba una petición de este tipo.

Menos de una hora antes del incidente, Ghofranullah Murad, miembro del consejo, leyó la declaración final del encuentro, en la que se decía que los hombres, mujeres y niños afganos inocentes son las verdaderas víctimas de la guerra.

“Nosotros, los ulemas, pedimos a los talibanes que respondan de forma positiva a la oferta de paz del gobierno afgano a fin de evitar más derramamiento de sangre en el país”, agregó.

La fatua declaró además que matar a gente por cualquier medio _ como bombas y ataques suicidas _ así como los actos violetos, incluyendo robos y secuestros, cuentan como pecados en el islam.

Con información del portal Debate.