Agencia
SOMALIA.- Un ataque reivindicado por la organización terrorista Al Shabab acabó hoy con la vida de al menos diez personas en la sede del Ministerio del Interior de Somalia, en Mogadiscio, y en sus alrededores, confirmó el ministro somalí de Información, Dahir Mohamud Gelleh.

Otras dieciocho personas resultaron heridas en el atentado, que comenzó pasadas las 11.00 hora local (08.00 GMT) con la explosión de dos coches bombaa las afueras del complejo ministerial, al que los tres terroristas, que se habían disfrazado de agentes de la policía, accedieron posteriormente.

Tras una operación de una hora en el ministerio, las fuerzas de seguridad consiguieron abatir a los terroristas, por lo que la cifra total de fallecimientos se eleva a trece.

También te puede interesar: Presidente de Guatemala supuestamente abusó ¡de 10 mujeres!

Según la emisora Radio Dalsan, la situación en la zona ha vuelto a la normalidad y se está atendiendo a los heridos.

La misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) condenó el ataque en su cuenta oficial de la red social Twitter.

La AMISOM condena enérgicamente el ataque de esta mañana en el complejo del Ministerio del Interior en Mogadiscio. Los terroristas han mostrado una vez más su desconsideración hacia la estabilidad y el progreso de Somalia", recalcó.

Agregó que "la AMISOM, junto a las autoridades somalís, reafirma su compromiso para poner fin a estos reprobables ataques al pacífico pueblo de Somalia".

Somalia, blanco de atentados frecuentes de Al Shabab, sufrió en octubre de 2017 el peor de su historia: un ataque con camiones bomba que dejó 512 muertos en Mogadiscio.

De acuerdo con analistas locales, los problemas internos del Gobierno y su distanciamiento con la cúpula del Ejército han permitido a los yihadistas recuperar su capacidad de atentar a gran escala.

La organización terrorista, que se afilió en 2012 a la red internacional de Al Qaeda, controla parte del territorio en el centro y el sur del país y aspira a instaurar en Somalia un Estado islámico de corte wahabí.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin un Gobierno efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, señores de la guerra y bandas de delincuentes armados.