Agencia
SIRIA.- Los bombardeos y ataques de artillería en Ghouta Oriental, último bastión rebelde en las afueras de Damasco, han dejado en tres días casi 200 muertos, entre ellos 57 niños, así como más de 850 heridos, tan sólo hoy 49 decesos, denunció el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

De las 194 víctimas mortales, al menos 49 personas murieron este martes en ataques aéreos de las fuerzas leales al régimen sirio, mientras 127 civiles perdieron la vida el lunes, incluidos 39 niños, en la jornada más sangrienta para Ghouta Oriental en cuatro años, en tanto 18 fallecieron el domingo, informa el portal de noticias Televisa News.

Las localidades de Hamuriya, Saqba, Otaya, Arbin, Yisrin y Zamalka han sido las más golpeadas de los bombardeos sirios, incluso la Defensa Civil Siria, conocida como “los cascos blancos, fue blanco de los ataques cuando trabajaba para evacuar a las víctimas.

También te puede interesar: ONU advierte una posible guerra mundial por conflicto en Siria

El diario sirio Al Watan, cercano al régimen de Bashar al Assad, informó que los ataques aéreos en Ghouta Oriental “son un preludio a una operación terrestre a gran escala que puede empezar en cualquier momento.

El director del OSDH, Rami Abdul Rahman, pidió el cese inmediato de los bombardeos y una acción urgente por parte de la comunidad internacional para detener el derramamiento de sangre en Ghouta Oriental.

La oposición siria en el exilio denunció “una guerra de exterminio y el “silencio total de la comunidad internacional ante los crímenes del régimen de Al Assad.

Ante la escalada de la violencia, el enviado especial de las Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, manifestó este martes su temor de que Ghouta Oriental se convierta en un segundo Alepo.

Cientos de personas han muerto en las últimas semanas por el aumento de los ataques aéreos contra Ghouta Oriental, donde unas 400 mil personas asediadas sufren escasez aguda de alimentos y medicinas.