Agencia
Estados Unidos.-  Un vuelo de Southwest Airlines realizó un aterrizaje imprevisto en Cleveland, Ohio, este miércoles luego de que una ventana se rompiera en vuelo, informó primero CNN citando información dada por un pasajero del avión.

De acuerdo con el portal de noticia RT, la aerolínea ha confirmado el incidente a través de un comunicado en el que precisa que el avión "aterrizó sin problemas" en Clevelend. Asimismo, explica que el aparato, que queda fuera de servicio, será sometido a "una revisión de mantenimiento de una de las múltiples capas de cristal de una ventanilla".

También te puede interesar: Choca avión proveniente de México en pista de aterrizaje de Canadá

"Nuestros empleados locales de Cleveland están trabajando con diligencia para acomodar a los 76 clientes en un nuevo avión con destino a Newark", señaló la compañía, que no explicó cómo se rompió la ventanilla.

El incidente ocurre dos semanas después de que una pasajera falleciera tras casi salir despedida de otra nave de esa aerolínea por la explosión en pleno vuelo de uno de los motores, que rompió una ventanilla.

El primer incidente de Southwest Airlines 

Este incidente ocurre apenas dos semanas después de que en un vuelo de la misma aerolínea que aterrizó de emergencia en Filadelfia, falleciera una pasajera tras haber sido succionada parcialmente fuera de la aeronave por una ventana rota.

Algunos pasajeros sujetaron a la mujer para evitar que saliera expulsada por la ventanilla rota debido a la descompresión súbita en la cabina, pero la mujer sufrió heridas graves. 

El piloto del avión, un Boeing 737 que viajaba de Nueva York a Dallas con 149 personas a bordo, comenzó a descender rápidamente y aterrizó de emergencia en Filadelfia poco antes del mediodía, mientras los pasajeros respiraban a través de las mascarillas de oxígeno de la nave y se preparaban para el impacto. 

“Solo recuerdo tomar la mano de mi esposo, y oramos, y oramos y oramos”, dijo la pasajera Amanda Bourman, de Nueva York. “Solo estaba pensando en mis hijas, en verlas de nuevo y darles un fuerte abrazo para que no crecieran sin sus padres”. 

La mujer que falleció fue identificada como Jennifer Riordan, una ejecutiva bancaria de Wells Fargo y madre de dos hijos originaria de Albuquerque, Nuevo México. Fue el primer deceso de un pasajero en una aerolínea estadounidense desde el 2009. Las otras siete víctimas sufrieron heridas menores.