Agencia
BEIRUT.- El presunto bombardeo con gas tóxico imputado al régimen sirio que dejó 48 muertos en Duma provocó ayer una ola de protestas internacionales, entre ellas la del presidente estadounidense Donald Trump.

“Presidente Putin, Rusia e Irán son responsables por apoyar al Animal Assad. Alto precio a pagar”, afirmó Trump en un par de tuits que comienzan con una discusión sobre el ataque en Guta Oriental, donde rescatistas afirman que fuerzas leales al régimen usaron gas de cloro, informa el portal de noticias Excélsior.

A través de un comunicado, el senador republicano John McCain llamó a Trump a usar de nuevo la fuerza para “demostrarle a Assad que hay un precio por sus crímenes de guerra”.

También te puede interesar: Ataque con armas químicas deja 40 muertos en Siria

Thomas Bossert, el asesor de la Casa Blanca sobre Seguridad Nacional y Contraterrorismo, dijo en una entrevista con el programa This Week del canal ABC que Estados Unidos no descartaba lanzar otro ataque de misiles.

EU lanzó un ataque de misiles crucero contra una base aérea siria el año pasado en respuesta a un asalto con gas sarín en el noroeste de Siria, atribuido a Al-Assad.

Crítica internacional

El Papa condenó con fuerza el uso de armas químicas en Siria. “No hay una guerra buena y una guerra mala y nada puede justificar el uso de tales instrumentos de exterminio contra personas indefensas”, rezó Francisco durante el Ángelus, tras asegurar sus oraciones por las víctimas y sus familiares.

"Presidente Putin, Rusia e Irán son responsables por apoyar al Animal Assad". 

Instó a los responsables políticos y militares a poner en marcha una “negociación”. “Sólo eso puede lograr una paz que no sea la de la muerte y la destrucción”, agregó.

El presidente francés, Emmanuel Macron “condenó con la mayor firmeza los ataques químicos del 7 de abril contra la población de Duma en Guta Oriental”, anunció el Palacio del Elíseo en un comunicado.

Además, se comunicó con su homólogo estadounidense, Donald Trump y ambos acordaron “intercambiar información sobre la naturaleza de los ataques y coordinar una respuesta fuerte y común”.