Redacción/SIPSE
QUINTANA ROO.- El autismo y el síndrome de asperger son consideradas condiciones de vida, que afectan principalmente el aspecto psicosocial y de lenguaje, de acuerdo con expertos de organismos civiles e instituciones dedicadas a la detección oportuna y aplicación de terapias, en beneficio de estas personas, como lo son: el Centro de Rehabilitación Integral y Comunicación Aumentativa-Alternativa (Creicaa), la Fundación Jorge Alann y la Asociación de Ayuda a Niños con Trastornos en el Desarrollo (Astra).

Ellos coinciden en que es necesario impulsar la detección oportuna y potenciar las habilidades de estas personas, a través de métodos que se adecúen a cada caso, así como el uso específico de productos que existen en el mercado, y que ayudan con diversas terapias. Del análisis de cada situación y persona, dependerá el desarrollo de su aprendizaje e interacción con los demás.

También te puede interesar: ¿Cómo saber si padeces fatiga crónica?

¿Qué es autismo y síndrome de asperger?

El autismo es un trastorno en el neuro-desarrollo, que se caracteriza por la pérdida del habla por algún tiempo o de forma definitiva, actualmente se hace evidente después del año seis meses de edad, además de que existen características que pueden alertar sobre la presencia de esta condición de vida.

Por su parte, en el síndrome de asperger los afectados presentan mayor dificultad en el aspecto social, sin embargo, depende de las áreas que estén afectadas de cada individuo, para que el daño en el lenguaje o el desarrollo de actividades sea diferente en cada caso.

Signos de alerta que llevan a la detección temprana 

Cabe destacar que cada caso es diferente y el diagnóstico certero lo da un especialista mediante diversas pruebas y estudios, sin embargo de acuerdo con las instituciones ya mencionadas, los siguientes aspectos son signos clave de esta condición de vida.

1.- Pérdida de contacto visual.

2.- No responde cuando le llaman por su nombre.

3.- Rara vez hace contacto visual cuando interactúa con otras personas.

4.- Se interesa más en objetos que en las personas.

5.- Evade o ignora a otros niños cuando se le acercan.

6.- Tiene comportamientos repetitivos por lo regular en las manos (movimiento conocido como aleteo).

7.- Caminar de puntitas.

8.- Es susceptible de forma exagerada a sonidos o texturas de sus mismas prendas.

9.- Carece de interés por los juguetes o los utiliza de forma extraña.

10.- Realiza sus actividades de forma secuencial o rutinaria.

Detección oportuna por parte de especialistas

En años anteriores el autismo era detectado a partir de los cuatro o cinco años, sin embargo, actualmente puede ser a partir de los 18 meses de nacido, por lo que el organismo busca capacitar a diferentes sectores para la detección oportuna de esta condición de vida, comentó Ebert May Chiquil, terapeuta certificado en atención de detección de personas con autismo.

La detección puede realizarse tras la visita a centros educativos de primera infancia o guarderías, con el objetivo de acercar información sobre el tema, a quienes conviven diariamente con pequeños y por ende, con quienes pueden detectar algún signo de alerta.

Señaló que en las visitas se puede sensibilizar a educadoras, asistentes, enfermeras, pedagogas, psicólogas y toda aquella persona que esté en contacto con los pequeños, para observar los primeros síntomas o características.

Entre las pruebas de detección se logra resaltar algunas alteraciones de tipo psico-social y, a partir de ello, referenciar al menor a algún centro de atención para continuar las pruebas y designar un modelo educativo acorde a las necesidades del menor.