Agencia
NUEVO LAREDO.- Fue al salir de su domicilio ubicado en la colonia Voluntad y Trabajo número 1 de Nuevo Laredo, Tamaulipas, cuando se suscitó una situación de riesgo y una bala impactó en el rostro del pequeño Iker, de tan sólo 4 años de edad, indica Excélsior en su portal web.

"Lo que pasó es que una bala perdida le proyectó en la cabeza a mi hijo; íbamos a la tienda y no pudimos ni llegar a la banqueta", afirma Alberto Prado, padre de Iker.

Los padres, al ver que el menor se quejaba y empezaba a sangrar, lo llevaron inmediatamente al hospital general más cercano, donde se enteraron que tenía incrustada una bala en su cabeza.

"En sí, está estable, pero está muy lastimado de su carita; lo que tiene es como un rasguño, pero es por donde entró; por su nariz entró la bala, corrió por el pómulo y la tiene adentro de su cabecita".

También te puede interesar: Nace en México, Fiscalía especial para delitos de tortura

Este suceso fue publicado en redes sociales con el "#OremosPorIker", donde gente se ha sumado económicamente para ayudar al menor lesionado.

"Mucha gente en las redes sociales nos están apoyando; nos van a brindar todo el apoyo que necesitemos".

Para los padres de Iker, es muy importante que su hijo pueda recuperarse y seguir su vida normal, por lo que le piden a la población oren en favor del pequeño, para que su estado de salud no se complique.

"Les pido que nos apoyen con una oración a mi hijo para que todo salga bien; apóyenos en eso", finaliza el papá del menor.

Cabe mencionar que hasta el momento los médicos consideran un riesgo extraer la bala de su rostro, además de que la operación que necesita el pequeño Iker es muy costosa.