Agencias
SALAMANCA, México.-  Una reunión familiar en un panteón privado fue interrumpida la tarde del sábado por un atentado a tiros, con saldo de dos muertos, tres lesionados y tres detenidos. La mayor parte de los atacantes lograron escapar tras lograr su objetivo.

De acuerdo con información de Zona Franca y el portal Sin Embargo, la familia conmemoraba un aniversario luctuoso en el interior del panteón privado Nueva Vida, ubicado en la avenida Valle de Santiago.

También te puede interesar: Doble asesinato en Oaxaca: balean a una mujer y a su hija

Al lugar ingresaron varios sujetos a bordo de tres vehículos y al estar frente a las personas dispararon en su contra. En el lugar se encontraban además los integrantes de un grupo norteño que había sido contratado por la familia para recordar a su ser querido.

Las balas alcanzaron a un hombre que se encontraba en el lugar. En cuestión de minutos llegaron los paramédicos de Cruz Roja, pero la víctima ya había fallecido. Más tarde fuentes policiacas informaron que otro hombre que resultó lesionado falleció al recibir atención médica en el hospital.

El primer fallecido, en el panteón privado, fue identificado como Julio César Pérez Leyva. Uno de los lesionados que ingresó al Hospital General y que perdió la vida, fue identificado como Mauricio Valle Gallardo.

Trascendió que un hospital privado negó el acceso a los lesionados, que fueron trasladados por sus medios a ese lugar y posteriormente ingresados al Hospital General. Uno de ellos fue identificado como Daniel, de 27 años de edad, otro como Fernando de 25 años y una  mujer de nombre Heréndira.

Extraoficialmente también se dijo que a algunos de los lesionados presuntamente se les encontró un arma de fuego.

Se supo que al panteón privado ingresaron tres vehículos: una camioneta Patriot de color blanco, un automóvil tipo Sedán y un Jetta de color café, de los que descendieron varios hombres y dispararon a las personas reunidas.

Testigos afirmaron que escucharon gritos de “Ya mataron al jefe, ya mataron al jefe”, ignorando a quién se dirigían.

En el operativo se habría logrado detener a los tripulantes del Jetta, quienes portaban armas calibre .9 milímetros, mismas que dejaron a disposición del Ministerio Público.