Agencia
BARCELONA.- Sergio Busquets estará fuera de los planes de Ernesto Valverde tres semanas, después de confirmarse que sufre una fractura en la falange del quinto metatarsiano, con herida, por un pisotón durante el partido frente al Chelsea.

De esta manera el volante del Barcelona no solo está descartado para el choque de Liga contra el Athletic, sino que, fuera de los planes de Julen Lopetegui en los dos compromisos de la selección española, su presencia en el partido de ida de los cuartos de final de la Champions es ahora mismo muy dudosa, informa el portal de deportes ESPN.

Más que dudosa, de acuerdo con los informes médicos tras las pruebas a las que se sometió este jueves, el mediocentro catalán no jugaría ese primer encuentro de la competición continental, previsto para el 3 o 4 de abril y cuyo rival se conocerá en el sorteo del viernes. De acuerdo con los plazos concedidos por los servicios médicos del club, las tres semanas que se estiman de baja se cumplirían un día después, el 5 de abril, con lo que su figura queda muy tocada.

También te puede interesar: Barcelona estrena traspaso de 30 millones de euros, él es...

“Cada lesión es distinta y tiene unos plazos y trabajos de recuperación distintos”, explicó a ESPN una fuente médica cercana al Barcelona, dando cuenta que a diferencia de la sufrida por Andrés Iniesta, que se recuperó milagrosamente para jugar mucho antes de lo previsto, el lugar en que padece su lesión Busquets descarta un adelanto muy exagerado en el tiempo que pueda tardar en cicatrizar la herida y estar en condiciones de volver a jugar”.

“Cada lesión es distinta y tiene unos plazos y trabajos de recuperación distintos”

Según lo confirmado por los médicos del Barcelona, Busquets no podrá estar en los dos siguientes partidos de Liga ante Athletic de Bilbao y Sevilla (éste el 31 de marzo), además de no entrar en la lista de convocados de Julen Lopetegui para enfrentar los amistosos de la selección española contra Argentina y Alemania.

A partir de ahí, pensar en su puesta a punto para el encuentro de ida de los cuartos de final de la Champions estaría también dentro del tiempo estimado de baja y apenas podría esperarse a la última semana de marzo para intentar que Busquets, quien solo se perdió durante toda la temporada los dos partidos de Copa frente al Murcia por el descanso que le concedió Valverde, pudiera jugar ese primer encuentro de la máxima competición continental.

En el Barcelona, de entrada, se descartó igualmente que forzar su recuperación fuera una idea dependiendo el rival y el escenario de ese partido a jugar la primera semana de abril. Hay que recordar que el último partido que no jugó Busquets en la Champions fue, precisamente, el de ida de los cuartos de final de la pasada campaña en Turín, por lesión, y en el que el Barça fue arrollado por la Juventus, que le venció por 3-0 casi sentenciando la eliminación del conjunto que dirigía Luis Enrique.