Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Seguro te ha pasado que cuando estás cerca de un bebé no puedes evitar no oler su aroma. Para la mayoría, éste resulta increíble y adictivo, aún más para los papás del pequeño. Pero, ¿por qué ocurre esto?

De acuerdo con información del portal de ciencia y tecnología, Muy Interesante, los recién nacidos sólo duermen, comen y hacen del baño, así que científicos de la Universidad de Quebec creen que el aroma es un mecanismo que se desarrolla para crear un vínculo fuerte entre los padres y el bebé. Piensan que es una forma de atraer a los padres para garantizar que se les mantengan en óptimas condiciones.

También te puede interesar: Beneficios de tener una mascota cerca de un recién nacido

De acuerdo con un estudio…

Johannes Frasnelli, profesor de anatomía de la Universidad de Quebec, fue co autor de un estudio publicado en la revista Frontiers in Psychology, donde a 30 mujeres –15 que habían dado a luz pocas semanas antes y 15 que nunca lo habían hecho–  olfatearon el aroma de un recién nacido desconocido que tenía menos de dos días.

Los resultados mostraron que el olor del bebé es fascinante. Los escáneres cerebrales de los participantes encontraron que los olores corporales de los recién nacidos provocaron una activación en las áreas cerebrales relacionadas con las recompensas en las mujeres: ambos grupos de mujeres reaccionaron como si fuera una delicia o una droga.

Los investigadores no están del todo seguros de que causa el olor del bebé, aunque hay algunas teorías: algunos especulan que proviene de las glándulas sudoríparas o que es el aroma persistente de la vernix caseosa –sustancia que cubre a los bebés cuando nacen y se va al poco tiempo luego de que nacen–.

El olor puede durar unas pocas semanas después del nacimiento, pero cuando desaparece, ya se está enganchado.