Agencia
Ciudad de México.- Como botana o ingrediente de otro alimento, las almendras son fuente de proteína, fibra, vitamina E y minerales como el magnesio y el potasio, además de que contribuyen a mejorar niveles de glucosa y colesterol.

De acuerdo con López Dóriga Digital, diversos estudios han demostrado que el consumo de estas semillas, puede influir en varios indicadores de salud en la diabetes tipo 2, incluyendo los niveles triglicéridos, proteína C reactiva (indicador de inflamación) y hemoglobina A1c.

Un estudio publicado en Diabetología, el diario de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), demostró que semillas como las nueces y las almendras ayudan a mejorar el control glucémico y mejorar los indicadores de salud cardiovascular.

También te puede interesar: Los beneficios de comer cuatro almendras cada mañana

A diferencia de la nuez o los cacahuates, la probabilidad de ser alérgico a estas oleaginosas es muy bajo, prácticamente nulo y pueden consumirse a cualquier edad.

En entrevista Carmen Ruiz Monroy, nutrióloga clínica para la actividad física y el deporte, dijo que 25 almendras tienen el mismo contenido de proteína que 30 gramos de queso o carne.

Estas semillas ofrecen un potente paquete de nutrimentos: 6 gramos de proteína en 25 almendras, lo cual ayuda a combatir el hambre; 4 gramos de fibra dietética; 7.3 miligramos de vitamina E; 76 miligramos de magnesio y 210 miligramos de potasio.

Su versatilidad para llevarlas enteras o en cualquier otra forma, las hace una botana “inteligente” para toda persona, incluyendo aquellos pacientes con diabetes tipo 2 como parte de un plan de alimentación saludable, pues también ayudan a evitar ayunos prolongados.

La proteína que aportan es benéfica para las personas que hacen deportes, para los niños en crecimiento y para quienes tienen problemas digestivos como estreñimiento y colon irritable.

“La fibra que tiene una ración de almendras es la misma que se puede obtener en cuatro o cinco rebanadas de pan o en varias piezas de fruta que de ser consumidas todas aumentarían el nivel de azúcar en cualquier persona”, indicó Ruiz Monroy.

El contenido de vitamina E de las almendras ayuda a que las células no se oxiden y retarda los daños del envejecimiento, además de que favorece la función cerebral y al sistema circulatorio.