Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Blaise Matuidi, centrocampista francés de la Juventus, fue víctima de insultos racistas durante el partido de Serie A contra el Cagliari en Cerdeña, y fue ignorado cuando pidió al árbitro que interviniera.

"La gente débil intenta intimidar con odio. Yo no soy una persona que odia". 

“Hoy sufrí racismo durante el partido. La gente débil intenta intimidar con odio. Yo no soy una persona que odia y sólo puedo sentir pena por quienes dan mal ejemplo”, informa el portal de noticias Televisa Deportes.

“El fútbol es una forma de difundir igualdad, pasión e inspiración, y para eso estoy yo aquí”, dijo el jugador, de 30 años.

También te puede interesar: Francia golea a Suiza y califica a octavos de final

El incidente se produjo justo antes del descanso, cuando el internacional francés entró a un defensa del Cagliari. Después se giró con un semblante enojado a la tribuna del Sardegna Arena, según imágenes de la cadena Sky Sport.

"El fútbol es una forma de difundir igualdad, pasión e inspiración".

A continuación se dirigió al árbitro para pedirle que interviniera. Éste no reaccionó y su compañero de equipo Paulo Dybala calmaron y alejaron a un Matuidi muy nervioso.

El ex jugador del PSG había sido víctima de unos hechos similares en un partido a finales de diciembre de la Juventus contra el Verona, club que fue sancionado después con una multa de 20 mil euros (24 mil dólares) por los cánticos racistas lanzados por sus hinchas.