Agencia
Saná.- Al menos once civiles murieron hoy en un bombardeo lanzado por la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, que impactó en un lugar donde se celebraba una boda en la provincia de Saada, en el noroeste del Yemen.

De acuerdo con El Debate, entre los muertos hay tres menores de edad y varias personas resultaron heridas, algunas de ellas de gravedad, dijeron las fuentes, que no pudieron precisar la cifra de personas que sufrieron lesiones.

La coalición árabe no ha confirmado hasta el momento el lanzamiento de este ataque en Saada, el principal feudo de los rebeldes hutíes en el Yemen.

El pasado 23 de abril, 21 personas perdieron la vida por los bombardeos de la coalición árabe en otra boda celebrada en la provincia de Haya, en el extremo noroeste del Yemen.

También te puede interesar: De esta manera se vistieron los famosos invitados a la Boda Real

La coalición, que interviene militarmente en el Yemen a favor de las fuerzas gubernamentales que luchan contra los rebeldes chiíes, anunció un día después que investigaría el "supuesto" bombardeo realizado por sus aviones.

Yemen es escenario de un conflicto armado entre las fuerzas del Gobierno reconocido internacionalmente del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, y los rebeldes hutíes, respaldados por Irán y que controlan amplias zonas del país, entre ellas la capital Saná.

Los bombardeos de la coalición en bodas y entierros, así como contra otros objetivos civiles, han sido ocasionales desde que comenzó su intervención en el conflicto, en marzo de 2015.

El ataque más grave de este tipo tuvo lugar en septiembre de 2015, al causar la muerte de al menos 131 personas y dejar decenas de heridos en un bombardeo en una boda en la provincia de Taiz, en el suroeste del país.

Un mes después, otras 26 personas, entre ellas 7 menores, murieron en un bombardeo durante una celebración de matrimonio en la localidad de Sanban, en la provincia de Damar, a unos 100 kilómetros al sureste de Saná.

La ONU atribuye a los bombardeos de la coalición árabe responsabilidad por la mayoría de las muertes de civiles en el conflicto.