Agencia
DORTMUND, Alemania.- El delantero Michy Batshuayi es el nuevo refuerzo del Borussia Dortmund. 

De acuerdo con Notimex, el artillero de la selección de Bélgica, Michy Batshuayi, se convirtió en el nuevo refuerzo del Borussia Dortmund hasta el final de la presente temporada, en calidad de préstamo, proveniente del Chelsea de Inglaterra.

La incorporación del ariete de 24 años, fue oficializada por el club ocho veces campeón de la Bundesliga en su página web oficial; el canterano del Standard de Lieja en Bélgica utilizará el número “44” en su paso por el conjunto del que anida en el Signal Iduna Park.

También te puede interesar: Súper Bowl en puerta y jugador de Patriotas no está al 100

“Michy es un delantero joven y muy interesante, destaca por la alta cuota de goles y porque ha demostrado su extraordinaria calidad en el Chelsea, Olympique Marseille y el seleccionado belga”, fueron las palabras de Michael Zorc, director deportivo del BVB.

La llegada de Batshuayi a Dortmund servirá para tapar el hueco que provocó la salida del delantero gabonés Pierre-Emerick Aubameyang, quien se marchó al Arsenal de la Premier League a cambio de 63 millones de euros, por lo que el delantero belga tendrá unos zapatos muy grandes que llenar.

Inicios de Batshuayi

Los padres de Batshuayi emigraron a Bélgica a finales de los años 80s y se establecieron en el área alrededor de Bruselas. Batshuayi era un futbolista callejero que aprendió a jugar al fútbol en la plaza del Parque Pirsoul en Berchem- Sainte-Agathe.

A temprana edad estuvo en los modestos clubes Evere y Schaerbeek. Allí fue descubierto por el FC Bruselas que posteriormente lo vio partir a la edad de 13 años al RSC Anderlecht. El delantero impresionó por su rapidez, pero sus actitudes fuera de lo netamente futbolístico le pasaron la cuenta.

Después de un partido de equipos jóvenes frente al Lierse SK fue despedido del club por mal comportamiento, tenía un carácter rebelde y lo reconoció con el pasar del tiempo. Michy pasó a ser el centro de atención de Dominique D'Onofrio cuando éste era el responsable de las juveniles del Standard Lieja.

Él fue capaz de convencer al club que Batshuayi tenía que ser fichado.