Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Una discusión dentro de un elevador en el hotel de Praia Grande en Brasil, se elevó a los golpes entre un turista y tres guardias de seguridad vestidos de civiles, pero terminó en balacera con una persona herida. El agresor fue detenido y liberado horas después sin que se le presentaran cargos.

De acuerdo con Milenio, las cámaras de seguridad del hotel registraron el 31 de diciembre el momento en el que un joven se enfrenta con otros tres hombres, dos de los cuales eran guardias de seguridad vestidos de civiles, los hechos ocurrieron por una discusión por el cierre de las puertas del elevador.

También te puede interesar: Tiroteo en Colorado deja a varios policías lesionados

En el video se muestra al atacante que porta una gorra roja saliendo del ascensor e ingresando nuevamente al elevador, mientras los otros dos hombres salen y evitan el cierre de puertas, lo que ocasiona un intercambio de palabras. No está claro si alguien dijo o hizo algo de más, pero las agresiones no tardaron en llegar.

En un momento, el guardia había quedado fuera del elevador y las puertas ya se habían cerrado. Parecía que todo quedaba allí. Sin embargo, el hombre decidió abrir nuevamente las puertas. Entonces, al ver al otro turista —que tenía una gorra roja en la cabeza— le lanzó un puñetazo.  

Ante el acto, el joven de la gorra roja arremete con golpes y los otros tres hombres intervienen, mientras dos mujeres tratan de separarlos, sin embargo, el atacante continuó golpeando a otro de los sujetos.

La trifulca pasó a otro nivel cuando el agente dejó caer su arma reglamentaria. Su amigo sacó inmediatamente su propia pistola y les apuntó a sus rivales. En ese instante, el hombre de la gorra tomó el arma caída y empezó a disparar; el único herido resultó ser el guardia, que quedó tendido en el elevador.

La persona herida, de 34 años de edad, resultó lesionada en el muslo derecho y se recupera en un centro médico.

Posteriormente, el civil de 21 años fue detenido, pero poco después puesto en libertad sin cargos porque las imágenes del tiroteo eran demasiado "confusas" para identificar quién era el responsable, informan medios locales, citados por RT.