Agencia
SAO PAULO.- Brasil registró 545 casos confirmados de fiebre amarilla desde julio de 2017, de los cuales 164 resultaron en muertes.

Así lo informó el Ministerio de Salud y añadió que, en total, mil 773 casos sospechosos fueron notificados durante ese período, informa el portal de noticias Excélsior.

De ellos, 685 fueron descartados, 422 están bajo investigación y 545 finalmente se confirmaron, la mayoría en la región sureste del país.

El estado de Minas Gerais fue la localidad brasileña con el mayor número de diagnósticos, contabilizando 264 casos y 77 óbitos, seguido de Sao Paulo, con 208 ocurrencias y 57 muertes, y Río de Janeiro, con 72 casos y 29 fallecimientos.

También te puede interesar: ¡Urgencia en Brasil! Arrancan vacunaciones por fiebre amarilla

Gigante sudamericano se encuentra inmerso en medio de una masiva campaña de vacunación fraccionada que comenzó el pasado 25 de enero en estados como Sao Paulo y Río de Janeiro, los más afectados por la enfermedad junto con Minas Gerais, todos en la región sureste.

El lunes, Bahia se sumó a la iniciativa y empezó a ofrecer vacunas en ocho ciudades del estado.

La recomendación del gobierno es que los estados sigan con la campaña de vacunación hasta que el objetivo sea cumplido.

Según datos oficiales, en Sao Paulo y Río de Janeiro, fueron vacunadas hasta el lunes 5.1 millones de personas frente a los 20.4 millones que se marcaron como objetivo las autoridades, lo que representa un 25.2 por ciento de la meta del gobierno.

La campaña, que cuenta con el apoyo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), está destinada a aplicar la vacuna fraccionada, que es igual de efectiva que la estándar, pero no garantiza la inmunización de por vida, únicamente por unos años.