Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Durante la infancia no era raro salir a la calle con amigos y jugar a tocar el timbre de las casas para luego salir corriendo.

Y no, no es una mala acción cuando se realiza una o dos veces. Pero cuando ya estás 'grandecito' y sigues molestando frecuentemente a tus vecinos ya no es divertido, al menos para ellos.

De acuerdo con información del portal de noticias Excélsior, recientemente en redes sociales un usuario publicó una fotografía en la que se ve un cartel pegado en un poste de luz con la inscripción 'SE BUSCA'.

También te puede interesar: Pareja lleva su pelea a los golpes... ¡por una selfie! (video)

Esto no sería raro de no ser porque no se intenta localizar a una persona desaparecida o a un perrito o gatito, sino a una pareja de novios que al parecer ya tiene harto a los vecinos por tocar el timbre y luego salir huyendo.

Aunque se desconoce la identidad de los protagonistas de la imagen, la publicación rápidamente se volvió viral al ser tomada por diversas páginas y compartida por cientos de usuarios.

Varios internautas aprovecharon el sentido gracioso de la publicación para etiquetar a sus amigos y recordar su infancia.

Desafortunadamente - para los vecinos- en el aviso no se brinda información adecuada o algún teléfono de contacto para comunicarse con la persona que promueve la búsqueda.

Otra historia de parejas

El cosplay es el arte de caracterizarte de tu personaje de ficción favorito. Pero más que crear un vestuario, se aprecia más si la persona actúa también como el personaje… volviéndose durante unos minutos esa otra persona. Es común ver a los cosplayers en eventos especiales de sus películas, series, videojuegos o libros favoritos, reuniones de seguidores y convenciones.

Steven y Millie Tani son una pareja de más de 60 años de edad y 27 años de casados. A pesar de tener una hija que desde hace 10 años práctica el cosplay, no les había llamado la atención hasta hace tres años, informa Canal cinco.

Todo empezó cuando en 2014 buscaban disfraces para Halloween que les interesó el cosplay. Ese año se disfrazaron de Carl y Ellie de la película Up.

Este matrimonio tarda dos meses en crear sus disfraces. Aunque tratan de usar cosas que tengan en casa, cuando no encuentran alguna pieza empiezan a buscar en tiendas y en sitios en línea.