Agencia
CALIFORNIA.- Un hombre condenado por robo y asesinato en la prisión estatal de San Quintín en California, consiguió una indemnización después de la sentencia de un juzgado contra una exempleada de la cárcel, por haberlo convertido en su "esclavo sexual".

De acuerdo con UniRadio, un hombre que había sido condenado a cadena perpetua en la prisión estatal de San Quintín, California, logró obtener una indemnización de 65 mil dólares después de acusar a la hoy exempleada de cárcel, Silvia Pulido, se haberlo convertido en un "esclavo sexual".

También te puede interesar: Piden que el acoso a mujeres en el transporte sea un delito

William Córdoba, de 57 años y condenado por robo y asesinato, comenzó a realizar labores en la oficina de Pulido en 2010, y a cambio de trabajos sexuales, ella le buscaría abogados que le ayudases a reducir su condena.

Meses más tarde, Córdoba decidió poner fin a la relación, y fue cuando la instructora de un programa vocacional para reclusos enfureció y lo acusó de haber violado la disciplina del centro penitenciario, lo que le ocasionó un confinamiento solitario por nueve meses.

Fue en 2012 cuando el reo denunció las acciones de Pulido y pidió que se le proporcionara asistencia psiquiátrica para sobrellevar el pasado.

Abogados de la exempleada tacharon los argumentos del recluso como "delirantes¨, sin embargo sus palabras no bastaron para que el jurado de ocho personas fallara a favor de Córdoba, y recibiera una indemnización de 15 mil 414 dólares por daños compensatorios, y 50 mil más por daños punitivos.

Esto hace cinco años, comentó el abogado de William, no habría tenido tanta importancia, ya que hoy en día la gente se muestra con más interés de ir contra las autoridades y en pro de los sectores vulnerables, donde encasillaron al recluso.

Córdoba demandó a Pulido en 2012 argumentado que la experiencia lo había dejado necesitado de atención psiquiátrica. “Todas las personas tienen derecho a estar libres de abuso sexual, eso incluye a las mujeres y a los hombres, y es derecho no cambia porque la persona esté encarcelada", dijo Julia Allen, abogada de Córdoba.

De acuerdo con el San Francisco Chronicle, Pulido ya no trabaja en la prisión.