Agencia
Canadá.- Los canadienses iniciaron un boicot masivo en contra de Estados Unidos por las ofensas de Donald Trump al Primer Ministro Justin Trudeau, informa la prensa estadounidense y de Canadá.

“Los canadienses han comenzado a practicar la diplomacia de bolsillo en defensa del Primer Ministro Justin Trudeau, quien está atrapado en una guerra comercial de palabras con el presidente Trump, boicoteando los productos estadounidenses y cancelando vacaciones en Estados Unidos”, dice The New York Post, informa el portal Sin Embargo.com.

“Los compradores evitan el bourbon de Kentucky, el vino de California y las naranjas de Florida, y evitan las empresas estadounidenses como Starbucks, Walmart y McDonald’s”, señaló la red canadiense de televisión CTV News.

También te puede interesar: EU podría pagar aranceles a México por soja y maíz

En Twitter, los hashtags #BuyCanadian (compra canadiense), #BoycottUSProducts (boicotea los productos de EU) y #BoycottUSA (boicotea a EU), se han extendido. Los canadienses quieren darle una respuesta ejemplar a su vecino del sur.

Un usuario de Twitter llamó a “patrióticos estadounidenses” a programar vacaciones en Canadá y aumentar sus compras de productos canadienses.

Trudeau reconoció el apoyo de canadienses individuales durante un evento en el Parlamento a principios de esta semana. “Hay un poco de impulso patriótico en los últimos días”, dijo.

Trump ha atacado a sus aliados durante el tiempo que lleva su mandato. Ha arremetido en contra de los “dreamers”, los que llegaron a Estados Unidos niños y que hicieron su vida allá; la mayoría son mexicanos. Ha impuesto aranceles al acero y el aluminio. Ordenó un muro en la frontera común, mientras que su discurso de odio contra los mexicanos se ha acentuado, y en las calles, más episodios contra migrantes se ven en restaurantes, hoteles, y en los barrios.

Este viernes, Trump anunció un arancel del 25 por ciento a varios bienes importados de China valuados en 50 mil millones de dólares, con lo que escaló una disputa comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

Trump había prometido tomar medidas drásticas en respuesta a lo que él llama prácticas comerciales injustas de parte de China. El país asiático ha dicho que tomará represalias en respuesta, aplicando sus propios aranceles a productos y servicios por 50 mil millones de dólares, lo que sacudió los mercados financieros.