Agencia
Ciudad de México.-México enfrenta el proceso electoral más violento de su historia, 110 políticos han sido asesinados desde septiembre de 2017, cuando inició la contienda, hasta el 2 de junio de este año. Guerrero, Oaxaca, Puebla, Veracruz y Estado de México son las entidades con más homicidios de precandidatos y candidatos.

También te puede interesar: Esto es lo que los 'Dreamers' le piden a Ricardo Anaya

De acuerdo con el portal Vanguardia, la mayoría de las víctimas son del PRI, PRD, PAN y Morena. Hay preocupación porque la cifra podría crecer, pues todavía falta un mes para que los mexicanos vayan a las urnas a renovar la Presidencia del país, nueve gubernaturas, el Congreso de la Unión y las alcaldías de algunas entidades.

4 víctimas en un fin de semana

Las agresiones van en aumento, desde amenazas y atentados hasta secuestros y homicidios, tan solo el 2 de junio pasado fueron asesinados cuatro políticos.

En Puebla balearon a Juana Irais Maldonado Infante, candidata a diputada, del PVEM; y a la regidora Erika Cázares. Después se informó que la priista Pamela Terán, aspirante a concejal también fue privada de la vida en Oaxaca, junto con sus dos acompañantes. Finalmente, en Cancún, Quintana Roo, hallaron muerto a Miguel Ángel Loo Calvo, representante del PRI ante la Junta local del Instituto Nacional Electoral (INE).

Según el informe de Violencia Política en México 2018 de Etellekt Consultores, de los 110 políticos asesinados, 28 eran precandidatos y 13 más candidatos, para un total de 41. Además durante el mismo periodo de septiembre de 2017 a junio de 2018, se registraron 382 agresiones contra políticos; 119 de ellas fueron amenazas y actos de intimidación. En el reporte también destacan 14 secuestros y 47 contra familiares de políticos.