Agencia
FLORIDA.- Lo que parecía ser un día de pesca común y corriente se transformó en uno épico para Kyle Morningstar e Ian Smith, dos pescadores de Florida que se encontraban navegando en la costa de Ponce Inlet, ubicada en el condado de Volusia.

“Estaba en estado de shock, no podía creerlo".

De acuerdo con información del portal de noticias Excélsior, de un segundo a otro, los hombres se sorprendieron al notar en el agua una enorme mancha gris que comenzó a rodear su bote, pocos segundos después se percataron que se trataba de un tiburón blanco de casi cinco metros de largo.

Para inmortalizar el momento Morningstar decidió sacar su celular y grabar al inmenso animal.

También te puede interesar: ¡Sorpresa! Le cae tiburón del cielo en el jardín de su casa

“Estaba en estado de shock, no podía creerlo. Después de que desapareció, nos apuramos para llegar a tierra", dijo al portal de noticias News-Journal.

El video fue publicado por Morningstar en su cuenta de Instagram en donde etiquetó a varios medios para que se enteraran del suceso.

En tan sólo una hora, el clip compartido en Facebook se ha reproducido 33 mil veces, compartido 835 y ha generado mil reacciones.

Si no lo has visto, aquí te lo dejamos:

Otra sobre tiburones

Joe Momoivalu, un pescador de Nueva Zelanda, derrotó a un tiburón con sus propias manos después de que este robara su pesca en varias ocasiones, según informa el portal local Stuff.

De acuerdo con información del portal de noticias RT, este pescador profesional de la ciudad Auckland salió a faenar con unos compañeros, pero su trabajo se vio dificultado por un tiburón mako. El joven ejemplar de escualo se dedicó a mordisquear trozos de los pescados cuando los pescadores trataban de sacar sus capturas del agua. Hasta que Momoivalu se cansó y decidió darle una lección al depredador.

El hombre agarró entonces al ladrón por la cola cuando nadaba cerca de su barco y lo levantó. "Queremos guardar algunos pescados y no tirarlos, ¿así que podrías desaparecer ahora, por favor?, dijo Momoivalu al tiburón. Después, lo liberó y depredador escapó a toda prisa a una velocidad de "varios nudos".