Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- El pasado de sábado fue una jornada 'negra' para los dos jugadores de origen mexicano que buscaban un lugar en la NFL, ya que tanto el pateador Roberto Aguayo como el mariscal Luis Pérez fueron cortados por sus equipos Los Ángeles Chargers y Los Ángeles Rams, respectivamente.

El pasado primero de septiembre,  se marcaba la fecha límite para que las 32 franquicias de la NFL redujeran de 90 a 53 su número de jugadores para la Temporada 2018-19 que iniciará el jueves próximo con los Campeones, Philadelphia Eagles, recibiendo a los Atlanta Falcons de Julio Jones y Matt Ryan.

También te puede interesar: Khalil Mack dice adiós a los Raiders de Oakland

Tanto Aguayo como Pérez  tienen aún la posibilidad de ser reclamados e integrarse a las filas de algún otro equipo con plazo máximo a este domingo a mediodía; ya que en caso de no ser así, quedarían como agentes libres sin restricciones a la espera de alguna oportunidad o lesión que les abra un cupo.

Roberto Aguayo  había sido fichado hace casi un año por las Panteras de Carolina para estar en el equipo de práctica, en sustitución de Graham Gano, pateador nacido en Reino Unido que sufría una dolencia en la rodilla.

Por su parte Pérez, proveniente de Texas A&M-Commerce, estuvo en la pretemporada con Carneros, y llegó a jugar en un partido contra Santos de Nueva Orleans, convirtiéndose así el primer mariscal de campo mexicano en disputar un partido oficial de NFL, sin embargo en la lista definitiva del entrenador en jefe Sean McVay , no aparece el joven quarterback mexicano.

Hasta el momento ninguno de los dos deportistas han manifestado comentario alguno en sus redes sociales.