Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- El próximo 2 de noviembre se celebra el Día de Muertos, una de las celebraciones más importantes en México y que desde 2003 es Patrimonio Intangible de la Humanidad (Unesco). En ella, las familias recuerdan a las personas que fallecieron y piden para que sus almas hayan encontrado descanso.

También te puede interesar: ¡Desaparece misteriosamente La Pascualita!

El Día de Muertos es festejado a través de diversos rituales por más de 40 grupos indígenas del país. 

Entre el 1 y el 2 de noviembre, las casas son alistadas con altares para recibir a los difuntos, los cuales  incluyen los alimentos y bebidas predilectas del fallecido, además de pan de muerto, calaveritas y otros detalles que pueden variar dependiendo de la región mexicana, informa el portal Huffingtonpost.

Esta tradición se remonta a la época prehispánica y actualmente es festejada a través de diversos rituales por más de 40 grupos indígenas del país. Desde el 25 de octubre hasta el 3 de noviembre (e incluso todo el mes de noviembre en algunas regiones), "se celebra el retorno transitorio a la tierra de los familiares y seres queridos fallecidos", de acuerdo con el texto La festividad indígena dedicada a los muertos en México, del Conaculta.

"Para el habitante de Nueva York, París o Londres, la muerte es la palabra que jamás se pronuncia porque quema los labios. El mexicano, en cambio, la frecuenta, la burla, la acaricia, duerme con ella, la festeja, es uno de sus juguetes favoritos y su amor más permanente. Cierto, en su actitud hay quizá tanto miedo como en la de los otros; mas al menos no se esconde ni la esconde; la contempla cara a cara con impaciencia, desdén o ironía: 'si me han de matar mañana, que me maten de una vez'", Octavio Paz.

Si decides vivir el Día de Muertos lo más tradicional posible, éstos son algunos rincones de México imperdibles:

Isla Pacanda, Michoacán

El Lago de Pátzcuro es uno de los lugares emblemáticos para la celebración del Día de Muertos. En su rivera hay varias comunidades que realizan el festejo cada año. Una de las fiestas más concurridas es la de Janitzio, pero las más ancestrales son las de Arocutín y la Isla Pacanda, donde a la medianoche del 1 de noviembre las familias salen de sus casas con flores y velas, rumbo al cementerio, donde levantan espectaculares arcos en honor a los muertos.

Festival de las Almas, Valle de Bravo

Desde el 27 de octubre al 4 de noviembre, esa localidad del Estado de México será sede de cientos de manifestaciones culturales —música, teatro, danza, literatura, cine, artes plásticas, artesanías, esculturas—, que van desde el arte popular hasta el contemporáneo, informó el gobierno estatal.

A la huasteca Potosina

Los panteones y las plazas principales de los municipios de San Luis Potosí serán escenario de altares, rezos, alabanzas y bailes.

Para la noche de muertos, la región de la Huasteca potosina festeja a los muertos en las festividades de Xantolo. La costumbre en estos pueblos es montar altares en las tumbas de los muertos, donde a partir del 29 de octubre y hasta el 4 de noviembre las familias asisten para recibir a sus familiares difuntos.

De acuerdo con información del gobierno de SLP, los principales festejos son: En Pixtello y La Cruz, comunidades de Chapulhuacanito, donde realizan el ritual de purificación de las máscaras