Agencia
GUATEMALA.- En el Día de Muertos en Guatemala, nacionales y turistas extranjeros admiraron hoy el vuelo de los Barriletes Gigantes (papalotes), una tradición ancestral que evoca un acercamiento espiritual entre los vivos y los seres queridos que habitan en el cielo.

En la víspera, Día de Todos los Santos, los católicos visitaron las tumbas para recordar a sus familiares fallecidos y degustaron el Fiambre, “comida de muertos”, un plato con base en embutidos y verduras infaltable en la conmemoración, informa Notimex.

Los barriletes gigantes, de figuras humanas, elementos como el maíz o de cuadros que retratan pasajes de la vida, son una tradición de más de un siglo en este país centroamericano.

También te puede interesar: Espectacular granizada azota a Colombia (videos)

El vuelo de los coloridos barriletes, que llevan semanas de paciente elaboración, son parte de una ceremonia religiosa y una “expresión de creencias ancestrales”, como el culto a los antepasados, según estudiosos del folclor.

Volar barriletes es “una tradición donde la tierra se conecta con el cielo y los secretos se cuentan a través del color”, señaló por su parte el Instituto Guatemalteco de Turismo, al invitar a propios y extraños a seguir esta costumbre del 1 y 2 de noviembre.

La tradición de los barriletes por la conmemoración católica de los muertos fue declarada en 1998 por el gobierno de Guatemala Patrimonio Cultural de la Nación.

Los barriletes (papalotes o cometas) gigantes multicolores se levantan en terrenos aledaños o desde los panteones, cuyas tumbas son pintadas y adornadas con flores de colores.

La costumbre de la elaboración de los barriletes se sigue sobre todo en las localidades indígenas de Santiago y Sumpango, departamento de Sacatepéquez, a unos 50 kilómetros al oeste de la capital.