Agencia
HONG KONG.- Un volcán que escupe nubes de ceniza ha puesto en crisis a uno de los destinos turísticos del mundo.

De acuerdo con Expansión, Bali, la isla paradisíaca de Indonesia, que albergó a casi 5 millones de visitantes extranjeros el año pasado, tiene dificultades para lidiar con el caos generado por el Monte Agung en días recientes.

Las erupciones causaron el cierre del aeropuerto principal de Bali, dejando varados a más de 50,000 viajeros.

También te puede interesar: Por tomarse una selfie con una granada pierde la vida

Los funcionarios dicen que hasta 100,000 personas necesitan salir urgentemente de la zona de peligro cercana al volcán, que comenzó a escupir ceniza el sábado.

Las erupciones causaron el cierre del aeropuerto principal de Bali, dejando varados a más de 50,000 viajeros.

La alteración daña negocios desde aerolíneas internacionales hasta vendedores informales. El turismo es la industria principal de Bali, ciudad que fue catalogada como el mejor destino del mundo este año por el sitio de viajes TripAdvisor.

Las autoridades locales estiman que cerca de 15,000 turistas han cancelado sus vacaciones como resultado de la interrupción causada por el volcán en los últimos tres días.

"Existe una gran posibilidad de que posibles turistas decidan ir a otro lugar”.

Cada día que permanezca cerrado el aeropuerto de Bali le cuesta a la economía local cerca de 18 millones de dólares, de acuerdo con Keith Loveard, analista senior de Concord Consulting, con sede en Jakarta.

El especialista espera que la economía de la isla se vea afectada durante la temporada festiva de Navidad y Año Nuevo tradicionalmente ajetreada, pues los turistas podrían repensar sus planes de viaje:

"Existe una gran posibilidad de que posibles turistas decidan ir a otro lugar”.

El turismo de Bali ha sufrido en el pasado al disminuir significativamente después de los ataques terroristas letales de 2002 y 2005, que resultaron en una “caída dramática” en los ingresos de los residentes locales, de acuerdo con Loveard.

La actividad volcánica en la región también ha afectado el viaje por aire a la isla en años anteriores.

La crisis actual podría dañar la meta del gobierno indonesio de atraer a 20 millones de turistas anualmente para 2019. Bali genera más del 40% de los turistas que llegan al país, de acuerdo con los analistas de Nomura.

La crisis ya consume las ganancias de las aerolíneas de la región.

Indonesia ha intentado generar destinos turísticos alternativos como Labuan Bajo. Pero también podrían verse afectados por las nubes de ceniza del Monte Agung y por un cierre prolongado del aeropuerto principal de Bali, que funciona como un centro para otras partes del país, de acuerdo con Loveard.