Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Después de darse a conocer que el pequeño Wang Fuman llegó a la escuela primaria de Zhaotong Zhuanshanbao, provincia de Yunnan, con la cabeza y cejas cubiertas de nieve, debido a que tiene que caminar 4,5 kilómetros una hora y media a 12 grados bajo cero para llegar al colegio desde su hogar, las buenas noticias comenzaron a salir.

Representantes del gobierno local, junto con jóvenes voluntarios, se personaron en el lugar y distribuyeron el primer lote de subvenciones de invierno a los 81 estudiantes que tiene la escuela, así como la primera parte de la recaudación que han hecho los ciudadanos para ayudar al menor.

También te puede interesar: Niño con el cabello congelado conmueve las redes sociales

El menor padece día tras día las bajas temperaturas de Zhaotong, la zona rural de la provincia de Yunnan, que rondan los 9 a 12 grados bajo cero, informó el portal El Comercio.

Wang Fuman llega con el cabello y cejas congeladas, con las manos curtidas y el rostro rojizo por las bajas temperaturas. Según se puede ver en las fotos, el menor solo es cubierto por una delgada ropa que apenas lo protege del frío.

Miles de chinos se movilizaron para ayudar y regalarle ropa al menor, que vive con su abuela y una hermana mayor. Hasta ahora, un total de 2.159.100 yuanes (334.000 dólares) han sido donados a Wang Fuman y su escuela.

Fue un profesor de la escuela del menor, la primaria de Zhuanshanbao, que decidió tomarle varias fotos y enviárselas a Thepaper.cn, un sitio web que se encargó de difundirlas y dar a conocer la historia que fue viralizada por miles en las redes sociales.

"Wang camina todos los días una hora y media con una temperatura de nueve grados bajo cero. Es un ejemplo", señaló el director de la escuela.

El cabello y las cejas de Fuman estaban cubiertos de nieve, y desde entonces se le ha dado el apodo de "Niño copo de nieve".

El padre de Wang también recibió un empleo en su ciudad natal en la empresa Tercer Buró de Ingenieria y Construcción de China.