Agencia
MÉXICO.- Mientras los científicos indagan en los efectos de la dieta sobre la salud, descubren que cada vez más alimentos cotidianos ofrecen beneficios que van mucho más allá de dar sabor a la comida.

El ajo, un ingrediente que forma parte de casi todos los tipos de cocina, ha emergido como uno de estos súper alimentos.

También te puede interesar: Arroz transgénico, ¿puede frenar el VIH?

Parte de la familia allium, que incluye a la cebolla y al puerro, el ajo tiene varios compuestos que le otorgan sus efectos para mejorar la salud, además de su fuerte aroma.

Según investigaciones muy abarcadoras, el ajo puede aparentemente mejorar la inmunidad y la salud cardiaca, quizá ayudar a prevenir además de combatir ciertos tipos de cáncer, y reducir los triglicéridos y el colesterol total.

Sus muchos compuestos incluyen antioxidantes y alicina, que tiene propiedades antibacterianas, informan los investigadores.

Algunos de estos beneficios pueden observarse tras comer apenas una comida con ajo crudo. Pero en general hay suficientes evidencias para comer al menos medio diente cada día.

Para obtener los mayores beneficios, primero trocee, rebane o pique ajo fresco, ya que esto activa un proceso que hace que los compuestos sean más potentes. Espere de 5 a 10 minutos antes de comerlo o usarlo en un plato, sobre todo si va a mezclarlo con un alimento muy ácido, como el jugo de limón.

Con información del portal Debate.