Agencias
MIAMI, Estados Unidos.- Nikolas Cruz, el joven acusado de asesinar a 17 personas en una escuela de Florida, compareció en un tribunal del condado de Broward, en medio de reportes de que obtuvo 10 rifles en el último año.

Cruz, de 19 años, enfrenta 17 cargos de asesinato premeditado por la muerte de 15 estudiantes y dos profesores el 14 de febrero en la secundaria Marjorie Stonenam Douglas de Parkland, la mayor masacre escolar desde la ocurrida en 2012 en la primaria de Sandy Hook, donde murieron 20 niños y seis maestros.

También te puede interesar: Sobreviviente a tiroteo ataca a Trump por el uso de armas

Las autoridades dicen que Cruz utilizó un fusil semiautomático AR-15, pero al perecer esa no era la única arma que tenía, pues había obtenido 10 rifles en el último año, según reportó la cadena CNN.

Cruz compró dos armas en Gun World del Sur de Florida en Deerfield Beach, dijo la directora de la tienda Kim Waltuch, quien agregó que las ventas siguieron el protocolo normal para armas de fuego en Florida.

"Parece que hizo un intento deliberado de no despertar sospechas al no comprar demasiadas cosas".

Nikolas Cruz no levantó ninguna sospecha al comprar el rifle AR-15 con el que cometió el tiroteo, pues no pidió municiones ni otros accesorios para alterarla. Así lo indicó el abogado de la armería donde Cruz realizó la compra del fusil, Douglas Rudman, al diario El Nuevo Herald.

En febrero de 2017, en la armería Sunrise Tactical Supply, Cruz supuestamente pidió el arma en una caja, “es por esa razón que no levantó sospechas… Parece que el señor Cruz hizo un intento deliberado de no despertar sospechas al no comprar demasiadas cosas en un solo lugar”, opinó el abogado.

Además, afirmó que los dueños de la tienda de Coral Springs, identificados como Michael y Lisa Morrison, cumplieron con el proceso para vender el arma. Este incluye el que Cruz llenara un formulario de registro de transacciones de armas de fuego, llamado Formulario ATF 4473, emitido por el Departamento de Justicia. Además, se le solicitó copia de la licencia de conducir, su nombre, dirección, fecha de nacimiento, sexo, estatura, peso y respondió “no” a las preguntas sobre si le habían adjudicado alguna enfermedad mental o si había sido internado por enfermedades mentales.

Tras la trágica balacera, ahora la armería permanecerá cerrada indefinidamente, “es tremendo el sentido de la responsabilidad en esta situación y simplemente horrible los que sienten porque una de sus armas cayó en manos de este maníaco. Están asustados, no solo por su seguridad, sino sobre todo, por cómo será la reacción para el resto de la comunidad cuando intenten regresar”, dijo el abogado.