Agencia
ESTADOS UNIDOS.- En una biografía sobre el actor Robin Williams, se dieron a conocer detalles sobre su comportamiento, catalogado de acosador, hacia sus compañeras de trabajo, principalmente con  Pam Dawber, con quien compartió créditos en la serie "Mork & Mindy".

A casi cuatro años de la muerte del conocido actor de Hollywood, Robin Williams, han salido polémicas declaraciones sobre su comportamiento en la serie "Mork & Mindy" de los años 70, publicó el portal El Heraldo.

También te puede interesar: La nueva Jumanji muestra la selva y homenajea a Robin Williams

Y es que la coprotagonista de la famosa producción, Pam Dawber, afirmó que Williams la agarró y tocó muchas veces durante las grabaciones, pero que fue muy divertido. 

En Robin, la biografía escrita por Dave Itzkoff, periodista de The New York Times, Dawber explicó que detrás de la frescura de Williams se escondía alguien que acosaba permanentemente a sus colegas mujeres. De acuerdo a lo dicho en el libro, el actor agarraba su trasero y sus senos constantemente.

En extractos obtenido por el Daily Mail, la mujer expresó: "Las cosas más groseras que me hicieron fueron hechas por él. Y nunca me ofendí. Quiero decir que fui molestada, golpeada, agarrada, creo que probablemente lo hizo con mucha gente, pero fue muy divertido".

Aseguró, que el fallecido actor tenía una "magía" y que tenía una "cosita inocente" en su forma de actuar. 

"Él te miraba muy juguetón, como un cachorro y luego te agarraría tus pechos y luego huiría, de alguna manera podría salirse con la suya", expresó la actriz de 66 años. 

A las declaraciones de la Pam se sumaron las del productor de la serie quien confirmó que sí tocaba a la joven mujer. 

"El podía estar diciendo un párrafo y en medio de eso simplemente se daría la vuelta y le agarraría el trasero o un seno (a Pam) y comenzaba de nuevo", reveló. 

Asimismo, aseguraron que se trataba de "Robin siendo Robin" y creyendo que podía ser gracioso. 

El suicidio por ahorcamiento de Williams conmovió a la industria del cine y a sus millones de fanáticos. La drástica decisión fue adoptada luego de que el actor supiera que padecía Parkinson y otra enfermedad que le produciría demencia en el largo plazo.