Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Más de 15 años guardó silencio sobre lo tormentoso que fue trabajar para el productor  Harvey Weinstein, pero ahora después de las acusaciones de acoso contra el productor, la actriz mexicana Salma Hayek decidió revelar la difícil experiencia que vivió al trabajar junto a Weinstein durante la grabación de la película Frida, en el año 2002.

De acuerdo a lo que publicó Milenio, en un artículo publicado en el New York Times, la también productora describe "al monstruo" que significa Weinstein en su vida. "Harvey Weinstein fue un cinéfilo apasionado, tomaba riesgos, un mecenas de los talentos cinematográficos, un padre amoroso y un monstruo. Por años, él fue mi monstruo", dice en el texto.

También te puede interesar: ¡Otro escándalo en Hollywood! Acusan a Nick Carter de abuso

Describe que, antes de trabajar con el productor estadunidense en la cinta Frida, que fue nominada en 2003 en seis categorías del Oscar, lo único que conocía de él era su renombre como productor y visionario cinematográfico.

Luego de convencerlo de que Miramax fuera la casa productora de la película, el acoso comenzó. Sin embargo, a diferencia de otras mujeres, las constantes negativas de Hayek a cenar con él, ir a su habitación de hotel, tomar una ducha con él o permitir sexo oral, desataron la furia del productor.

"Huí de la responsabilidad de hablar al respecto con la excusa de que suficientes personas ya estaban envueltas en darle luz a mi monstruo"

"Y con cada rechazo venía la rabia maquiavélica de Harvey. No creo que haya algo que odie más que la palabra no", explica Salma Hayek y continúa, "el rango de sus tácticas de persuasión fueron de hablarme dulcemente a aquella ocasión en que, en un ataque de furia, dijo las terribles palabras: 'voy a matarte, no creas que no puedo'".

Incluso, revela que después de tantos años, y sabiendo todo lo que ha salido a la luz hasta ahora, se pregunta si su amistad con el director Quentin Tarantino y el actor George Clooney fue lo que la salvó de ser violada por Weinstein.

A lo largo de su texto, Hayek explica que no quiso hablar antes sobre su experiencia con Weinstein pues no creyó que fuera importante compartirlo.

Hayek reconoce que tuvo que “lavarse el cerebro” para pensar que había superado lo que Weisntein le hizo pasar. (Foto: El Debate)

"Me lavé el cerebro a mí misma pensando que ya todo había terminado y que sobreviví; huí de la responsabilidad de hablar al respecto con la excusa de que suficientes personas ya estaban envueltas en darle luz a mi monstruo. No consideré que mi voz fuera importante, tampoco pensé que haría una diferencia", dice.

Al final de su texto, Salma Hayek reflexiona que "los hombres que atacan sexualmente porque pueden. Las mujeres estamos hablando hoy porque, en esta nueva era, finalmente podemos".

Cambio de 'look'

La actriz compartió una foto en su cuenta de Instagram en la que presume su nueva imagen con un corte de cabello y estilo silver hair con degradado plateado y raíz oscura.

La mexicana comentó en su publicación que este cambio se debe al personaje que interpretará en la película The Hummingbird Project, Eva Torres.

“Les presento a Eva Torres, mi personaje de la película que acabo de terminar”, dice el pie de foto.

La película en la que participa Hayek se estrenará el próximo año, con la que comparte créditos con los actores Alexander Skarsgard y Jesse Eisenberg.